Néstor Lorenzo, DT de Colombia: le dio una dosis de ADN argentino, aspira a ganar la Copa América y no pierde hace 23 partidos

Nestor Lorenzo da indicaciones en un amistoso entre Colombia y Estados Unidos, durante 2024; James Rodríguez, a quien el DT argentino recuperó como uno de los estandartes del equipo, sale reemplazado
Nestor Lorenzo da indicaciones en un amistoso entre Colombia y Estados Unidos, durante 2024; James Rodríguez, a quien el DT argentino recuperó como uno de los estandartes del equipo, sale reemplazado - Créditos: @ROBERTO SCHMIDT

No tiene cábalas. O casi. Quizás un par. Cuando estuvo en Perú dirigiendo a Melgar se acostumbró a utilizar, preferentemente, el rojo y el negro. “Me quedan bien esos colores, así que voy a seguir por ahí”, proyecta en cuanto a la indumentaria con la que se lo verá dirigiendo en la Copa América. En Colombia le dicen constantemente que utilizó una varita mágica para reactivar a la selección y también a un jugador como James Rodríguez. Vieron que el entrenador argentino de 58 años había asumido en junio de 2022 en plena crisis, luego del golpe que sufrió la actual selección cafetera por no clasificarse al Mundial de Qatar. Pero ahora su Colombia, la Colombia de Néstor Lorenzo, se jacta de un récord no menor: suma 23 partidos sin conocer la derrota, 20 con el exayudante de campo de José Pekerman. El cambio fue radical y en Estados Unidos tendrá una buena plataforma para probarse ante conjuntos más poderosos como la Argentina, Brasil y Uruguay.

El desafío no lo achica. Todo lo contrario, ya que -en este recorrido-, bajo su conducción, Colombia les ganó en la ventana FIFA de junio del año pasado a Irak (1-0) y Alemania (2-0). Y en este 2024 lo hizo ante España (1-0) y Rumania (3-2). “El grupo está consolidado. Tenemos un grupo de jugadores con una media alta en cuanto a su rendimiento y capacidad y eso nos da tranquilidad. Vamos a jugar cada 4 días y necesitamos que todos estén bien. Por eso en los últimos dos partidos han jugado más de 20 futbolistas. Vamos a competir, vamos a jugar para ganar, por supuesto, pero después Dios dirá. Soy creyente… El fútbol tiene esas cosas que lo hacen lindo, que está fuera de toda lógica. Pero ojalá que compitamos y que estemos hasta el último día con chances de ganar la Copa América”, dijo luego de disputar el último amistoso de preparación ante Bolivia, en la que Colombia se impuso por 3-0.

Con pizarra en mano, Néstor Lorenzo da indicaciones en la victoria de  Colombia ante España en Londres, el 22 de marzo de 2024
Con pizarra en mano, Néstor Lorenzo da indicaciones en la victoria de Colombia ante España en Londres, el 22 de marzo de 2024 - Créditos: @DeFodi Images

En la Eliminatoria para el Mundial 2026, Colombia está tercera detrás de la Argentina y Uruguay, con 12 puntos, producto de tres victorias y tres empates. En la última jornada, disputada en noviembre pasado, venció a Paraguay 1-0 como visitante con un gol de Rafael Santos Borré. Pero cuando le preguntan por el invicto, Lorenzo responde: “La clave es que no es el tema a no perder, sino siempre salir a ganar”.

Aquella anécdota con Bilardo

Fue Carlos Bilardo quien llevó a Lorenzo como refuerzo de Boca en 1996, pero la primera buena impresión en cuanto a la personalidad del hoy DT de Colombia se la generó al Doctor mucho antes, ya que lo convocó para el seleccionado y jugó el Mundial de 1990. El periodista y escritor Luciano Wernicke, como parte de sus investigaciones para libros, comentó el momento en el que el defensor central se ganó el aprecio de Bilardo. En 1990, Lorenzo no podía ingresar a Reino Unido para una concentración con la Argentina por un problema de pasaporte, tras la guerra de Malvinas. En el aeropuerto de Glasgow comenzó a gritar y a llorar hasta que convenció a los funcionarios de migraciones para que lo dejaran ingresar. Al ver su reacción, Bilardo decidió que sería uno de sus primeros convocados del Mundial de ese año, en el que terminó jugando la final ante Alemania. La idea de Lorenzo, desde un primer momento, fue hacer que el buen fútbol que caracteriza al fútbol colombiano sea “más agresivo” (combativo en el roce defensivo y picante en ataque) y “más intenso”, según el DT.

La corrida de Luis Díaz y el golazo de Muñoz a España

James, otra vez de 10

En esa línea, uno de los grandes cambios en la actual selección lo hizo con James Rodríguez, quien recuperó el protagonismo y la continuidad perdidas incluso en San Pablo: “James se recuperó solo. Volvió a la actividad, dejó atrás las lesiones y su capacidad es lo que lo hizo estar donde está y hacer lo que está haciendo. Ojalá que lo mantenga y lo supere, creo que todavía puede dar un poco más”, lo definió Lorenzo, que además recordó una anécdota de cuando él había iniciado el proceso anterior con Pekerman: “Cuando vinimos en el 2012 con José (Pekerman) me acuerdo que el debut fue contra México, en Miami; ellos venían de un invicto muy largo y les ganamos 2-0. Me acuerdo que James venía de Banfield, ya había pasado por Porto y cuando Pekerman lo quería sacar él venía y nos decía que quería seguir, que por favor no lo saquemos. Estaba en un nivel extraordinario y por eso fue uno de los mejores jugadores del Mundial 2014. Cuando él está bien y está contento, es capaz de hacer muy buenas cosas. No me sorprendió, simplemente quería recuperar ese jugador”.

No es el único futbolista que puede actuar ahí, también están Juanfer Quintero y Jorge Carrascal. También pueden jugar juntos, aunque en un esquema 4-2-3-1 de Lorenzo le gusta ubicar a futbolistas con más la velocidad y explosión por las bandas.

James Rodríguez aparece renovado en la selección de la mano de Néstor Lorenzo
James Rodríguez aparece renovado en la selección de la mano de Néstor Lorenzo - Créditos: @TIM NWACHUKWU

La racha de 23 partidos sin perder no puede hablar de casualidad sobre los rendimientos individuales y el nivel colectivo: “Soñamos con ganar, cada partido, de cara a la Copa América. Trabajamos para ganar, pero después Dios dirá. El equipo sale con convicción y trata de ganar los partidos jugando bien siempre”. Y sobre cómo se fue armando la confianza del plantel, agregó: “El grupo está fuerte porque las dificultades nos hicieron mejores, pero lo de los resultados es partido a partido. No es una casualidad pero no estamos pendientes del invicto, sino de que el equipo siga creciendo, pero en la victoria es más fácil corregir”

Después de ganarle a Rumania como visitante, Lorenzo había dicho: “Hicimos un buen primer tiempo. Pudimos tener posesión y generar peligro. Es un equipo muy bien trabajado que nos exigió. Hacía mucho que no perdía y que ha derrotado rivales importantes. Jugamos con precisión y con precaución durante 80 minutos y al final los últimos minutos nos hicieron dos goles que es la deuda que tuvimos por errores nuestros. Pero hasta eso nos vino bien porque de eso se aprende”. Las dudas defensivas o toma de decisiones en determinados sectores del campo también se revisaron.

¿En qué creció el equipo y qué le está faltando? “Un microciclo muy bueno. Aparecieron jugadores que están para darle cosas a la selección (no dio nombres) pero hemos visto trabajar un grupo muy unido con ganas de ganar, la convivencia fue espectacular. El equipo va bien y el grupo va mejor, los futbolistas que compiten por un puesto apuntan todos para el mismo lado.

El grupo es amplio, ojalá pudiera elegir 30, 35 jugadores en lugar de 26. La verdad es que los muchachos me ponen en dificultad. Está compitiendo muy bien. Eso hace que la calidad del equipo mejore, pero no sabemos qué va a pasar de acá a dos meses. No tengo definido el grupo pero sí analizamos variantes para jugar de distinta manera. Cada uno tiene una característica distinta y esas combinaciones las hemos probado. Se vio una Colombia que sale a ganar que eso es lo importante”.

Nestor Lorenzo les da indicaciones a Jhon Arias (11), Yerri Mina (13) y Daniel Muñoz (21) durante el último amistoso ante Bolivia antes de la Copa América
Nestor Lorenzo les da indicaciones a Jhon Arias (11), Yerri Mina (13) y Daniel Muñoz (21) durante el último amistoso ante Bolivia antes de la Copa América - Créditos: @Jessica Hill

Un estilo versátil

Lorenzo es versátil. Se vio un nuevo sistema desde el partido con Uruguay, con un 4-3-1-2 aplicado ante Rumania, pero también ha jugado James Rodríguez detrás del 9 con un 4-2-3-1 y que también ha salido bien, con extremos. “Elegimos ocupar todos los espacios, pero nunca el sistema es algo fijo, va mutando a partir de la posesión para atacar por todos los espacios. La idea es tener movilidad y darle opciones al que tiene el balón”, explica para ofrecer su diccionario táctico.

No le gusta dar nombres propios, pero hay algunos que llenan casilleros especiales: “Luis Díaz es un jugador de elite, distinto. Siempre da una sensación de peligro cuando toca el balón que nos hace bien y nos genera esa adrenalina linda del fútbol de que algo siempre puede suceder”, lo elogia Lorenzo. Además de Luis Díaz y la actualidad de James Rodríguez, en la prensa colombiana hay mucha ilusión por cómo acompañan los demás integrantes de una columna vertebral. Destacan a Richard Ríos, Jhon Arias, Jhon Lucumí y Kevin Castaño como algunos de los jugadores que, por rendimiento y buenas actuaciones, se ganaron un lugar y son prácticamente intocables para el cuerpo técnico.

Y si bien destaca a valores individuales, sabe que no hay mayor potencial que el colectivo: “Nadie es más fuerte que todos juntos. Con Alemania, por ejemplo, James no estuvo y el equipo igual lo hizo muy bien. Por supuesto que él le da un plus, pero cuando salió el equipo siguió siendo protagonista. El equipo en general ha rendido bien. Hay jugadores parecidos, pero ninguno es igual a otro”.

Lorenzo le sacó provecho al trabajo que había hecho durante muchos años como ayudante de campo de José Pekerman en la selección Colombia
Lorenzo le sacó provecho al trabajo que había hecho durante muchos años como ayudante de campo de José Pekerman en la selección Colombia - Créditos: @Nigel French/Allstar

Lorenzo ya había causado buena impresión como DT de Melgar, incluso le tocó enfrentarse con Racing. El Perú dirigió 58 partidos, en los que ganó 32, empató 10 y perdió 16, acumulando una efectividad de casi 61 por ciento. Ganó el Apertura 2022. Allí realizó un trabajo distinto porque, en el día a día, tenía más acción que en un seleccionado, pero en enfoque de fondo fue parecido: que la fortaleza grupal sea más consistente que cualquier destello individual. “De las muchas cosas que pienso y que me vienen a la mente, resalto la humildad, el trabajo en equipo y la ambición, sana, de buscar siempre el partido, de ser protagonistas en cualquier lado, y eso se pudo lograr con trabajo y humildad. Cada día todos aprendimos. Todos fueron muy receptivos. Este grupo es humilde, pero tiene un corazón de león”, dijo a mediados de 2022, antes de dar el salto a Colombia.

A horas de disputar la Copa América, se puede decir que logró lo mismo con estos jugadores. Y como en el aeropuerto de Glasgow, sigue peleando por alcanzar objetivos superadores. Colombia late con su propio corazón de león, el de un Néstor Lorenzo que pretende pelearles el trono de igual a igual a la Argentina, Brasil y Uruguay.