Myanmar: un periodista estadounidense fue condenado a 11 años de prisión en un país al borde de la guerra civil

·4  min de lectura
Danny Fenster, en la van donde trabajaba en Estados Unidos, en 2018
Danny Fenster, en la van donde trabajaba en Estados Unidos, en 2018

BANGKOK.- El periodista estadounidense Danny Fenster, detenido desde mayo en Myanmar, fue condenado hoy a once años de prisión por cargos tras como incitación por la presunta difusión de información falsa o incendiaria. La decisión la tomó la junta militar, que asfixia a la prensa desde el golpe de Estado de febrero en ese país del sudeste asiático.

Fenster, editor en jefe de la revista digital Frontier Myanmar, fue declarado culpable también de contactar con organizaciones ilegales y de violar las normas de su visa, añadió su abogado, Than Zaw Aung.

El periodista, que fue detenido el 24 de mayo en el Aeropuerto Internacional de Yangón cuando se disponía a embarcar en un vuelo a Detroit para ver a su familia, enfrenta otros dos cargos en otro tribunal por una supuesta violación de la ley antiterrorista y de un estatuto que cubre la traición y la sedición. La pena de cárcel podría ser de entre 10 años y cadena perpetua. La junta militar dijo que aplicará la ley con firmeza en casos relacionados con organizaciones opositoras que considera “terroristas”.

Fenster es el único periodista extranjero condenado por un delito grave desde que el ejército tomó el poder en un golpe de Estado en febrero que derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi.

La junta militar ha reprimido con dureza la libertad de prensa, cerrando casi todos los medios críticos y arrestando a alrededor de un centenar de periodistas, de los cuales cerca de 30 siguen en prisión. Algunas de esas cabeceras han seguido funcionando sin licencia, publicando su contenido en internet mientras su personal esquiva la detención.

La población respondió a la sublevación militar con protestas pacíficas generalizadas, que fueron dispersadas con una fuerza letal. La Asociación de Ayuda para Presos Políticos ha documentado la muerte de más de 1200 civiles, además de alrededor de 10.000 arrestos. La resistencia armada se ha expandido y expertos de la ONU y otros observadores temen que la incipiente insurgencia pueda derivar en una guerra civil.

El medio que dirige Fenster, Frontier Myanmar, afirmó en un comunicado que estaba “profundamente decepcionado” por la decisión tomada en un juicio a puerta cerrada en la prisión. “Solo queremos ver a Danny libre lo antes posible para que pueda ir a casa con su familia”, agregó.

Buddy y Rose Fenster junto a su hijo Danny, en 2014
Buddy y Rose Fenster junto a su hijo Danny, en 2014


Buddy y Rose Fenster junto a su hijo Danny, en 2014

El hombre de 37 años había estado trabajando para Frontier Myanmar desde mediados de 2020 y cubrió el golpe militar y la posterior represión contra la disidencia.

Aung San Suu Kyi se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario y está siendo juzgada por una serie de delitos.

El periodista, que contrajo Covid-19 en detención según su familia, perdió mucho peso, afirmó su abogado.

“Escandalosa e inaceptable”

Esta sentencia es “escandalosa e inaceptable (...) las acusaciones fueron inventadas por completo”, declaró Phil Robertson, vicedirector del departamento Asia de Human Rights Watch.

“Envía un mensaje no solo a los periodistas internacionales (...), sino también a los birmanos de que informar de la situación puede significarles muchos años de prisión”, dijo por su parte a AFP el consultor de Crisis Group Myanmar, Richard Horsey. Para él, la condena del periodista es “un gran revés para la diplomacia estadounidense” que ha hecho muchos esfuerzos por su liberación.

Por su parte, la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, pidió el viernes a la junta militar birmana que “libere inmediatamente” a todos los periodistas detenidos por hacer su trabajo. “Los periodistas son blanco de ataques desde el 1 de febrero, los jefes militares intentan claramente impedirles que informen sobre las graves violaciones de los derechos humanos perpetradas en toda Myanmar”, dijo en un comunicado.

Danny Fenster en Estados Unidos, en una imagen compartida por su familia
-


Danny Fenster en Estados Unidos, en una imagen compartida por su familia (-/)

Según su oficina, desde el golpe de Estado del 1 de febrero han sido detenidos al menos 126 periodistas, directores de medios de comunicación y ejecutivos de medios de comunicación, y 47 de ellos siguen en prisión.

Veinte de ellos han sido acusados de cometer delitos por su trabajo como periodistas, y a nueve medios de comunicación se les ha retirado la licencia y a otros veinte se les ha obligado a suspender sus actividades, según el comunicado.

Decenas de periodistas se encuentran escondidos para evitar ser detenidos.

Agencias AFP y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.