El Museo Nacional de Río abrirá parcialmente sus puertas al público en 2022

·2  min de lectura

<b>Río de Janeiro, 2 sep (EFE).- El Museo Nacional de Río de Janeiro confirmó este jueves que en 2022, cuando se conmemore el bicentenario de la independencia de Brasil, parte de sus instalaciones abrirá las puertas al público, luego de que su sede fuera reducida a escombros por la llamas tres años atrás.</b>

"Podemos garantizar el Jardín de las Princesas -toda el área externa de jardines- y esperamos tener por lo menos una parte de la fachada del bloque histórico ya reconstruido", aseguró en rueda de prensa Denise Pires de Carvalho, rectora de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), que administra el museo.

No obstante, la inauguración total del museo está prevista para 2026, cuando se espera que hayan finalizado las obras de reconstrucción del Palacio Imperial, cuyo costo estimado es de unos 385 millones de reales (unos 75,4 millones de dólares), valor del que se ha captado hasta el momento, cerca del 64 %.

La estimativa es que las nuevas áreas de exposiciones abarquen un espacio de unos 5.500 metros cuadrados, divididos en cuatro circuitos, para los que serán necesarias unas 10.000 piezas.

Para lograr este objetivo fue lanzada la campaña "El Museo Nacional Vive", con la que la entidad busca conseguir las piezas que darán vida a ese espacio y recuperar su acervo.

El llamado es para que instituciones de investigación, museos, colectividades representativas de la sociedad y coleccionistas de todo el mundo se unan al Museo Nacional en esta "difícil, pero posible, tarea", señaló Alexander Kellner, director del museo.

El museo ha recibido el soporte y apoyo de al menos 30 países del mundo, pero el número de piezas para exposición aún es pequeño (unas 500 piezas), pues parte del acervo del museo también corresponde a piezas de investigación que no son expuestas.

Según Kellner, están por llegar piezas arqueológicas de instituciones internacionales y donaciones de particulares.

"Hoy más que nunca, queremos ser un museo de Historia Natural y Antropología innovador, sostenible y accesible que promueva la valoración del patrimonio científico y cultural y que, a través de los ojos de la ciencia, invite a la reflexión sobre el mundo", aseguró el director.

Con más de 200 años, el museo, el más antiguo y de mayor acervo de Brasil, fue reducido a escombros el 2 de septiembre de 2018 por un incendio que destruyó la mayor parte de su colección de 20 millones de piezas.

La histórica edificación, que sirvió inicialmente como palacio imperial de Brasil, albergaba el considerado mayor museo de su tipo en América Latina y uno de los cinco mayores en el mundo de historia natural.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.