Murió el multimillonario de bitcoin, Mircea Popescu, dejó US$2000 millones pero nadie tiene la contraseña

·3  min de lectura
Murió el multimillonario de Bitcoin Mircea Popescu, dejó una fortuna de US$2 mil millones de dólares en el limbo
Twitter @pete_rizzo_

El multimillonario de Bitcoin, Mircea Popescu, murió a los 41 años mientras nadaba en una playa en Costa Rica. El empresario, conocido como “el padre de la toxicidad de Bitcoin”, dejó alrededor de US$2 mil millones en el limbo, ya que se especula que podrían perderse ya que nadie tiene la contraseña de acceso.

De acuerdo a los informes de los medios locales, el rumano se metió al mar a las 8.30 de la mañana en el balneario de Playa Hermosa, Costa Rica, un destino muy conocido y apto para practicar surf debido a sus enormes olas, pero que no es recomendable para nadar.

Playa hermosa, el lugar donde fue arrastrado por la corriente, es conocida entre los turistas por ser apta para practicar surf, sin embargo, no está permitido nadar
Playa hermosa, el lugar donde fue arrastrado por la corriente, es conocida entre los turistas por ser apta para practicar surf, sin embargo, no está permitido nadar

Playa hermosa, el lugar donde fue arrastrado por la corriente, es conocida entre los turistas por ser apta para practicar surf, sin embargo, no está permitido nadar

Tras conocerse su muerte, referentes de la criptomoneda salieron a declarar que la familia del bitcoiner no tiene acceso a esos fondos. Así, se cree que más de un millón de BTC podrían quedar fuera del mercado para siempre.

Poseía bastantes bitcoins. Puede que nunca sepamos cuánto o si se pierden para siempre, pero me recuerda (algo que) dijo Satoshi (Nakamoto, desarrollador de la criptomoneda): ‘Las monedas perdidas solo hacen que las monedas de los demás valgan un poco más. Piensen en ello como una donación para todos’”, dijo Anthony Pompliano, fundador de Pomp Investments y destacado Bitcoin Bull, el 27 de junio pasado en un tuit que fue eliminado posteriormente.

Captura
Captura

"Probablemente nunca sepamos cuánto o si se pierden para siempre, pero me recuerda (algo que) dijo Satoshi: 'Las monedas perdidas solo hacen que las monedas de los demás valgan un poco más. Piense en ello como una donación para todos" (Captura/)

Popescu era conocido por sus blogs sobre Bitcoin y otras criptomonedas en múltiples plataformas y foros. Además, por sus declaraciones polémicas que a menudo fueron condenadas de fascistas, racistas y sexistas, según indica The Sun. Su uso del lenguaje de odio fue lo que socavó muchos de sus argumentos técnicos y sus fundamentos tecnológicos con los que defendía y abogaba por los Bitcoin.

El bitcoiner fue uno de los primeros en adoptar la criptomoneda, después de haber establecido el “intercambio de valores de bitcoin” MPEx en 2012, pero también fue conocido por algunos como “el padre de la toxicidad de bitcoin”.

Mircea era conocido también por su polémicos dichos en defensa de la Bitcoin en defensa de la Bitcoin/Twitter @pete_rizzo_
Mircea era conocido también por su polémicos dichos en defensa de la Bitcoin/Twitter @pete_rizzo_

Cuando se dio a conocer la noticia, el editor de la Revista Bitcoin, Pete Rizzo, sostuvo que Mircea perdurará como “una de las figuras más vilipendiadas” de la Bitcoin e indiscutiblemente uno de sus más grandes filósofos.

“Bitcoin es el destino. Opera completamente fuera de cualquier agencia humana. Por todo lo que sabés acerca de quién era Nakamoto, Bitcoin también podría haberse creado a sí mismo. La forma en que funciona es bastante simple: haz lo correcto y serás parte de eso. Si haces lo incorrecto, estarás en la oscuridad”, decía Popescu. “Me gusta Bitcoin porque me gusta la libertad. Tan simple como eso”, eran algunos de sus textuales con los que defendía la criptomoneda.

También debes ver:

EN VIDEO | Tormenta de arena arrasa una ciudad china.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.