Murió Martín Carrizo, el hermano de Caramelito: “Decime por dónde sigo”

·5  min de lectura
Murió el músico de rock Martín Carrizo, que trabajó con el Indio Solari, Gustavo Cerati y la banda A.N.I.M.A.L.
Murió el músico de rock Martín Carrizo, que trabajó con el Indio Solari, Gustavo Cerati y la banda A.N.I.M.A.L.

El músico Martín Carrizo, hermano de Cecilia “Caramelito” Carrizo, murió este martes a los 50 años de edad tras una ardua batalla contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), enfermedad que le había sido diagnosticada en 2017.

“Decime, por favor, por dónde sigo”, escribió su hermana esta mañana en una publicación en redes sociales para anunciar el fallecimiento de quien fue baterista del grupo A. N. I. M. A. L. entre 1992 y 1997. “Gracias, queridos y queridas, por tanto cariño, ayuda y apoyo incondicional. Le hicieron muy bien cada día. Infinitas gracias. Martín falleció hoy 11 de enero a la madrugada. Su amor, su sonrisa, su música queda en nosotros para siempre”, expresó la conductora.

A lo largo de su carrera, el artista también participó del disco Bocanada, de Gustavo Cerati, y fue ingeniero de grabación, mezcla y mastering de los álbumes Porco Rex, El perfume de la tempestad, Pajaritos, bravos muchachitos y El ruiseñor, el amor y la muerte, del Indio Solari. También trabajó con Abel Pintos en Cosas del corazón y con Benito Cerati en TripTour.

Martín Carrizo compartía a través de las redes sociales los detalles de su estado de salud. A comienzos de diciembre, el músico conmovió con una sentida publicación en la que contaba su día a día y el esfuerzo que le demandaba interactuar con otros con la enfermedad ya avanzada.

“Estoy en el mismo infierno, muy agotado para poder explicar gráficamente el 1% de lo que siento todo el día”, manifestaba un mes atrás en una desgarradora publicación que acompañó de una selfie suya recostado sobre un sillón. Y comparaba las sensaciones con una referencia casi difícil de imaginar para que sus fanáticos pudiesen hacerse una idea de las dolencias físicas que atravesaba. “Es como si estuviera acostado en el piso y [tuviese] un elefante parado arriba mío sin moverse y una de sus patas en mi cara. A eso, sumamos el dolor de mis tobillos, pies, manos, muñecas y venas”, precisaba.

Sin embargo, el músico no bajaba los brazos. Resultaban habituales los posteos en los que se refería a los tratamientos de recuperación a los que se había sometido a lo largo del tiempo. “Si me encuentro escribiendo esto para todos es por que soy un cabeza dura y mientras escucho a Los Abuelos de la Nada sigo queriendo mi recuperación”, afirmaba semanas atrás.

“Como digo siempre, tengo ganas de sobra de ponerme bien, pero sin la ayuda de todos ustedes sería realmente imposible!! No hace falta que les diga que hoy por hoy no puedo trabajar, ya me conocen y saben que no me gusta quejarme, ni llorar!!! Pero una vez mas me siento un elegido, a pesar de todo lo que me toca vivir que es muy fuerte, me siento acompañado en todo momento”, expresaba Martín a mediados del año pasado.

En su lucha contra el ELA, el baterista se sometió a diversos tratamientos, entre ellos a uno alternativo en Miami para mejorar su calidad de vida. Debido a lo costoso del proceso, Caramelito, su hermana, inició una campaña de recaudación de fondos en 2019 para poder afrontarlo. Muchos artistas, incluido el Indio Solari, realizaron sus donaciones y la recaudación alcanzó los seis millones de pesos.

A pesar de la pandemia de coronavirus, Martín continuó con el tratamiento durante todo el 2020 y recaudó dinero nuevamente gracias a un emprendimiento ideado por su hijo Benjamín -quien sigue los pasos de su padre en la batería-, que vendió remeras estampadas inspiradas en su carrera musical. El músico llegó asimismo a vender sus baterías para costear los procedimientos médicos.

Nacido en Buenos Aires el 3 de enero de 1972, Martín Carrizo destacó como uno de los mejores bateristas del país de las últimas décadas. También se desempeñó como ingeniero de sonido y productor musical.

Tocó junto a Gustavo Cerati y el Indio Solari, el grupo A.N.I.M.A.L. (entre 1994 y 1997), Pr3ssion y Walter Giardino Temple. Fue asimismo el productor y compositor de la gran mayoría de las canciones cantadas por su hermana, Caramelito Carrizo.

Junto a A.N.I.M.A.L grabó los álbumes Fin de un mundo enfermo y El nuevo camino del hombre. Como integrante de la banda, recorrió todo el país y gran parte del continente con infinidad de recitales. Al separarse de la formación en el año 97, fue convocado por Walter Giardino (Rata Blanca) para unirse a su proyecto solista, con el que grabaron un disco y ofrecieron shows en el Teatro Maipo, el Estadio Obras y en Mar del Plata.

Gustavo Cerati contó con su participación en la grabación del disco Bocanada y lo sumó a su primera gira sin Soda Stereo. Junto al cantante realizó 70 shows por toda Sudamérica, Centroamérica y varias ciudades de Estados Unidos.

En 2001 grabó el álbum Pr3ssion, compuesto y producido por el artista dos años antes de su retorno a A.N.I.M.A.L., no solo como baterista y compositor sino también como arreglador, productor técnico de grabación y técnico de mezcla. Antes de la disolución de la banda en 2005, el grupo grabó el disco Combativo.

En 2007, Martín fue convocado por el Indio Solari como ingeniero de sonido para realizar el disco Porco Rex. Más tarde, el ex Patricio Rey lo incorporó a su banda y lo sumó como ingeniero de grabación. Junto a él, grabó El perfume de la tempestad en 2010, momento a partir del cual comenzó a tocar en vivo con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, y el álbum Pajaritos, bravos muchachitos, en 2013.

En 2017, la enfermedad comenzó a frustrar la continuidad de su carrera musical. Hoy, el ambiente del rock llora su partida y dedica al artista emotivos mensajes a través de las redes sociales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.