Murió Gloria Montes, cantante y actriz reconocida por Los Campanelli

·3  min de lectura
Gloria Montes murió a los 96 años
Capturas

La actriz y cantante argentina Gloria Esther Montes murió el sábado a los 96 años de causas naturales, según pudo confirmar LA NACION. La artista contaba con una extensa carrera tanto en cine y televisión como en teatro, y tenía un talento natural para la comedia. Montes siempre supo que lo suyo era el mundo artístico ya que a sus 20 años debutó en un concurso del salón Sevilla Colmao, donde interpretó diversos temas, y desde allí su labor nunca cesó. Llegó incluso a trabajar con un referente del jazz, el cantante y pianista estadounidense Nat King Cole.

En televisión, su papel más reconocido fue el que hizo en la popular comedia Los Campanelli, éxito que la llevó a trabajar en cine a comienzos de los 70 con los films que se desprendían de la ficción televisiva: El veraneo de los Campanelli, y El picnic de los Campanelli. En cine también trabajó junto a Alberto Olmedo, Jorge Porcel, Susana Giménez y Moria Casán en A los cirujanos se les va la mano y Las mujeres son cosa de guapos, ambas dirigidas por Hugo Sofovich.

En televisión comenzó a dar sus primeros pasos en La tercera diversión, y tras el éxito de Los Campanelli, formó parte de ficciones como La Botica del Ángel, Matrimonios y algo más, Casi una pareja, El ciclo de Guillermo Bredeston y Nora Cárpena, Bárbara, Recreo 11, y Los Benvenuto.

En cuanto al teatro, donde se consagró definitivamente, comenzó de la mano de la Compañía Argentina de Grandes Revistas en 1953 con Buenos Aires versus París, y continuó con ¡Churros... amor y fantasía!, La pérgola de las flores, Una vez por semana, ¡La vuelta al mundo en elefante!, Verano 64, La polvorienta, ¡Viva Viva el Musica Hall!, Los cien rejóvenes años, Un hermano es un hermano, Maipo siempre Maipo, y Lo mejor de la copla con Ana Acosta en el año 2013, cuando SAGAI la reconoció con un premio a la trayectoria.

En diálogo con LA NACION en el marco del estreno de Lo mejor de la copla, Montes recordaba sus inicios como artista.

-¿Cómo surgió la actriz cómica, teniendo en cuenta que el canto ocupaba un lugar preferencial en su carrera?

En El Tronío, en camarines, me hacía la mona, y así fue apareciendo la comicidad. Cuando Petit me llevó a la revista fue como commère , presentaba los números y lo hacía con cierta picardía. Y fui subiendo, encontrando nuevos lugares. Durante doce años hice Los Campanelli en televisión y fue un gran éxito. En otra oportunidad me vino a ver Cecilio Madanes y me llevó a protagonizar La pérgola de las flores, en Caminito. Era un director fuerte, bravo. No te decía: ‘Señorita, la letra’. Te pegaba con el bastón en la pierna y de inmediato te aprendías la letra. Le debo a él haber tenido esa experiencia magnífica. Tengo una historia maravillosa, bonita, con muchos matices, plagada de gente buena.

“Necesito tener buena comunicación con la gente. Sé jugar con ellos. Miro a un espectador, le hablo y, de inmediato, recibo una respuesta. El público es muy bueno y te devuelve algo maravilloso: el aplauso. Hoy los espectadores tienen mucha necesidad de divertirse. Tenemos un pueblo que no está contento. No es alegre. Cuando era joven, comíamos un puchero y era una felicidad. Hoy falta trabajo, hay gente que está muy desprotegida. Pienso que Dios nos tiene que iluminar mucho. Tiene que iluminar a la gente que está conduciendo este país. Yo no hablo mucho de estas cosas. No me interesa... Bueno, un poquito me interesa. Rezo mucho para que Dios baje a protegernos. Mi mamá siempre decía: ‘De cuatro baldosas hago una quinta’, y la hacía. Hoy desgraciadamente eso no sucede. Las cosas han cambiado mucho”, expresaba Montes en diálogo con este medio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.