Murió Eugenio Scalfari, fundador del diario La Repubblica y exdiputado en Italia

·4  min de lectura
En esta foto de archivo tomada el 21 de noviembre de 2013 Eugenio Scalfari sonríe durante una conferencia en el Club de Prensa Extranjera (Stampa Estera) en Roma el 21 de noviembre de 2013
En esta foto de archivo tomada el 21 de noviembre de 2013 Eugenio Scalfari sonríe durante una conferencia en el Club de Prensa Extranjera (Stampa Estera) en Roma el 21 de noviembre de 2013 - Créditos: @GABRIEL BOUYS

ROMA.- En medio de una crisis política impensable, que seguramente habría comentado con su habitual lucidez, murió hoy, a los 98 años, Eugenio Scalfari, una de las más respetadas figuras del periodismo italiano, prolífico escritor e intelectual activo hasta el final.

Amigo del Papa en sus últimos años pese a su ateísmo, Scalfari fue quien, junto a otros intelectuales de la izquierda laica del país, fundó en 1976 el diario La Repubblica, el primero en formato tabloide en Italia, con modelo anglosajón. Este representó un verdadero cambio para Italia y especialmente para Roma, que pasó a tener un diario tan importante como el Corriere della Sera, el períodico de Milán que hasta entonces parecía inalcanzable.

Scalfari, quien nació en la ciudad portuaria de Civitavecchia el 6 de abril de 1924, pero era romano por adopción, había creado antes, en 1955, el semanario L’ Espresso, medio que también llevó a enorme difusión y que en un momento transformó de una enorme sábana en revista.

El periodista Eugenio Scalfari posa con una edición del periódico La Repubblica, en Milán, en esta foto de 1992
El periodista Eugenio Scalfari posa con una edición del periódico La Repubblica, en Milán, en esta foto de 1992

Licenciado en jurisprudencia en 1945, poco después del final de la guerra, después de ser empleado de la Banca Nazionale del Lavoro, comenzó a dar sus primeros pasos en el periodismo, colaborando con dos semanarios de prestigio: Il Mondo y L’Europeo. En 1954 se casó con Simonetta De Benedetti, hija del entonces director de La Stampa, con quien tuvo dos hijas: Enrica y Donata. Aunque nunca se divorció de su esposa, luego tuvo una relación con Serena Rossetti, con quien se casó después de la muerte de Simonetta, en 2006.

Pluma vivaz “y a veces fluvial” –como escribió el Corriere della Sera-, conversador brillante, amante de la música –tocaba el piano-, Scalfari, quien escribió varios libros, al mismo tiempo se dedicó a la política. En 1955 adhirió al Partito Radicale, que ayudó a formar de una escisión a la izquierda del Partido Liberal y en 1968 fue electo como diputado socialista.

Amigo del Papa

Siempre presente con sus editoriales y apariciones televisivas brillantes, en sus últimos años Scalfari se volvió “amigo” del papa Francisco, a quien fue a visitar a Santa Marta en más de una ocasión. Todo empezó cuando, en septiembre de 2013, recibió una carta del Pontífice después de que el veterano periodista escribiera dos editoriales sobre fe y laicismo. Entonces Scalfari recordaba que era “un no creyente que no busca a Dios” y que, para él, “Dios, es una invención consolatoria de la mente de los hombres” y confesaba que era una oveja perdida.

“Me pregunta si el Dios de los cristianos perdona a quien no cree y no busca la fe: la cuestión, para quien no cree en Dios, está en obedecer a su propia conciencia. También para quien no tiene fe, hay pecado cuando uno va en contra de la conciencia”, le contestó el Papa, que también lo sorprendió con otras afirmaciones que causaron gran impacto por su apertura hacia quienes piensan distinto. En forma clara y directa, Francisco explicó que, como la misericordia de Dios “no tiene límites”, si uno se dirige a él con el corazón sincero y contrito, la cuestión, para quien no cree en Dios, reside en obedecer a su propia conciencia.

El periodista italiano Eugenio Scalfari habla durante el programa de entrevistas televisado Otto e Mezzo, en Roma, el 3 de noviembre de 2016
El periodista italiano Eugenio Scalfari habla durante el programa de entrevistas televisado Otto e Mezzo, en Roma, el 3 de noviembre de 2016 - Créditos: @LaPresse/Fabio Cimaglia

“Escuchar y obedecer” a la conciencia, aclaró el exarzobispo de Buenos Aires, significa “tomar una decisión frente a lo que se percibe como bien o como mal y sobre esta decisión se juega la bondad o la maldad de nuestro accionar”.

Matteo Bruni, vocero del papa Francisco, hizo saber que el Papa recibió “con dolor” la noticia de la muerte de su amigo Scalfari. “Conserva con afecto la memoria de los encuentros y de las densas conversaciones y últimas preguntas del hombre a través de los años y encomienda en la oración su alma al Señor, para que lo reciba y consuele a quienes le están cerca”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.