Municipio de Puebla devuelve ventiladores al encontrarlos defectuosos

PUEBLA, Pue., mayo 18 (EL UNIVERSAL).- Una empresa privada entregó respiradores defectuosos para enfermos de Covid al municipio de Puebla, el cual pretendía donarlos al Gobierno del Estado.

La entrega de equipo médico inadecuado y que incumple con las especificaciones establecidas en el contrato, abrió una nueva confrontación entre el gobierno estatal y el Ayuntamiento, ambos gobernados por Morena.

El Ayuntamiento de Puebla informó que, tras realizar una recepción conjunta con la Secretaría de Salud estatal de 12 ventiladores pediátrico-adulto adquiridos con la empresa proveedora, se determinó que el equipo médico es inadecuado.

Además que no cumple con las especificaciones establecidas en el contrato de compra celebrado entre la comuna y la compañía estadounidense.

El Secretario de administración municipal, Leobardo Rodríguez Juárez, precisó que algunos respiradores artificiales presentaban fallas físicas y deterioros, por lo que se tomó la decisión, a observancia de la instancia de salud estatal, de no recibir estos ventiladores.

Y anunció que inició un proceso de devolución de los insumos tecnológicos, mismos que la empresa proveedora tendrá que sustituir por el equipo correcto.

En caso que la empresa no brinde esta solución, la administración local iniciará un proceso de recesión contractual, respaldado por una fianza de cumplimiento.

En tanto, el gobierno del Estado informó que los 12 ventiladores fueron rechazados por la Secretaría de Salud debido a que los aparatos no cumplen con las condiciones de certificación ya que son de segunda mano y no son funcionales.

Ante la falta de certeza de dónde fueron adquiridos y reconstruidos y la ausencia de su certificación correspondiente, la dependencia dijo que no serán utilizados para intubar a los pacientes hospitalizados en las unidades médicas del Sistema Estatal de Salud Pública del Estado, a efecto de no ponerlos en riesgo.

Se trata de ventiladores marca "Nellcor Puritan Bennett", aparatos que -expuso el gobierno estatal-, ya cumplieron una función (son inservibles), y que ahora pretenden ser donados como equipo nuevo.

"No cuentan con un sellado hermético (tapa) y además se detectaron en su interior bacterias y virus, por lo que no pueden admitirse puesto que ponen en riesgo la salud de los hospitalizados", señaló.