Municipio endurece medidas sanitarias ante aumento de contagios

·2  min de lectura

CHILPANCINGO, Gro., febrero 14 (EL UNIVERSAL).- Mientras en Acapulco cientos de personas celebraron el 14 de febrero en las playas, en el municipio de San Jerónimo, en la Costa Grande de Guerrero, endurecieron las medidas sanitarias ante el aumento de contagios y fallecimientos por Covid-19: cerraron los accesos a playas, ríos, balnearios, plazas públicas, restaurantes, bares y salones de fiestas.

El secretario de Salud en Guerrero, Carlos de la Peña Pintos, alertó que en las últimas semanas en San Jerónimo se está teniendo la tasa más alta en el incremento de contagios de Covid-19 en el estado.

De la Peña Pintos dijo hay una "actividad importante" del coronavirus en San Jerónimo, pues está registrando una tasa de incidencia de 119.3 contagios por cada cien mil habitantes, la más alta de Guerrero.

En respuesta, el Consejo Municipal de Salud de San Jerónimo endureció las medidas restrictivas para los próximos 15 días con el propósito de reducir los contagios.

El ayuntamiento ordenó el cierre de playas, ríos, balnearios, centros deportivos, plazas públicas, gimnasios, templos religiosos, reuniones, taquerías, restaurantes, bares, y salones de fiesta.

Desde hace 15 días, Guerrero se encuentra en el color rojo del semáforo sanitario por la ola de contagios y fallecimiento tras las fiestas de Navidad y Fin de Año.

El gobernador Héctor Astudillo Flores anunció que Guerrero permanecerá otros 15 días en rojo en el semáforo sanitarios.

Sin embargo, las medidas del color rojo no han sido tan rígidas como en el primer cierre. Por su parte, algunos ayuntamiento han tenido que tomar medidas por su propia cuenta como declarar toques de queda, o como en el caso de San Jerónimo que cerró las playas.

En cambio el gobierno estatal ha mantenido las playas en los principales destinos turísticos como Acapulco y Zihuatanejo abiertas y sin poder lograr que los turistas cumplan las medidas sanitarias como usar el cubrebocas y la sana distancia.

De hecho este fin de semana, la ocupación hotelera en los principales destinos turísticos llegó a un 25.5 por ciento.

En Zihuatanejo la ocupación hotelera promedió un 26.8, mientras que Acapulco la ocupación en promedio un 25 por ciento, Taxco tuvo una ocupación de 27.5.