RIO DE JANEIRO (AP) — Ni Lionel Messi ni Neymar. El jugador más efectivo de la primera fase en la Copa del Mundo es el colombiano James Rodríguez.

James, de 22 años, lidera la tabla de los futbolistas más efectivos que se elabora en función de diversas variables estadísticas del torneo. El colombiano suma tres goles, dos asistencias y un 73% de efectividad en sus pases en los 224 minutos disputados hasta ahora.

En ausencia del lesionado Radamel Falcao, James ha asumido el liderazgo de la vistosa Colombia. Y su papel será decisivo en el partido de octavos de final que enfrenta a Colombia y Uruguay el sábado en el estadio Maracaná.

"Nos pone muy contentos y nos da mucha más motivación", dijo el viernes el arquero colombiano David Ospina sobre el reconocimiento de su compañero y cuñado. James está casado con la hermana menor de Ospina.

"Pero creo que todo esto lo ha dado también el funcionamiento del equipo donde todos aportamos desde nuestras posiciones", añadió.

James siempre fue un genio precoz. Debutó a los a los 15 años en Envigado y fue campeón con Banfield en Argentina, antes de ganar la liga de Portugal y la Liga Europa con el Porto.

Su pase al Mónaco junto con Falcao no fue bendecido por todos, pensando en que quizá equipos de ligas más competitivas como la inglesa o la española eran más favorables de cara a un Mundial.

Pero el joven volante colombiano fue de menos a más. Empezó en el banco y poco a poco fue ganándose la titularidad. Tras la desgraciada lesión de Falcao en la rodilla izquierda, James brilló más y cerró el año con 10 goles y 13 asistencias.

En Brasil ha entrado con el pie derecho. Su nombre empieza a sonar en comparativas con grandes astros como Messi y Neymar. En la primera fase, Colombia bailó al ritmo de James. Nueve goles en tres partidos, en los que el técnico José Pekerman impartió una maestría acelerada de cómo armar un equipo tan letal en ataque como ordenado en defensa.

Es la segunda vez en su historia que Colombia accede a la segunda ronda, tras lograrlo en Italia 1990. El juego exhibido y la compleja situación que vive Uruguay tras la sanción a Luis Suárez por su mordisco colocan a la selección colombiana ante su mejor oportunidad de franquear la barrera de octavos.

Por más que Pekerman entregue el papel de favorita a Uruguay.

"Los grandes tienen que demostrar porqué son grandes, porqué han ganado cosas o porqué están tan valorados en el fútbol mundial", explicó el técnico argentino. "En los países como nosotros que llevamos mucho tiempo sin participar tenemos que mostrar nuestras ganas, nuestra ambición, nuestra superación, nuestros valores y nuestros nuevos jugadores".

"Nosotros apenas estamos empezando", añadió.

Como James, quien a pesar de su precocidad ya suma ocho goles en 25 partidos internacionales.