Megan Rapinoe, capitana de EEUU anti Trump, se negará a ir a la Casa Blanca

LA NACION

Muy lejos está de ser políticamente correcta. No se calla, exhibe su pensamiento en carne viva: la mediocampista y capitana de la selección de fútbol de Estados Unidos, Megan Rapinoe, se mostró tajante sobre una posible visita al presidente Donald Trump si conquistan en Francia la Copa del Mundo, más allá de que todavía el equipo debe afrontar las semifinales.

"No voy a ir a la jodida Casa Blanca. No, no voy a ir a la Casa Blanca. No vamos a ser invitadas, lo dudo", aseveró la jugadora de 33 años en una corta entrevista en video publicada por la revista estadounidense 'Eight by Eight'. Rapinoe fue clave en el pase a cuartos de final del Mundial de Francia contra España, al ser autora de los dos goles de penal de su equipo. Este viernes, desde las 16, EE.UU. se medirá en las semifinales ante Francia.

Megan Rapinoe fue una de las primeras atletas en apoyar la campaña contra el racismo del jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, arrodillándose durante la interpretación del himno nacional norteamericano. Ese fue el motivo por el que fue duramente criticada por el primer mandatario estadounidense. "No es apropiado lo que ha decidido hacer Rapinoe", dijo. ¿Por qué toma esa postura? Según propias palabras de la jugadora es un "protesta ambulante" contra las políticas de Trump.

Las quejas de los hinchas llevaron a la USSF (United States Soccer Federation) a prohibir esta forma de protesta, pero desde entonces la jugadora de las Seattle Reign no canta el himno antes de los partidos en señal de protesta. La veterana centrocampista está implicada, además, en la lucha con su federación para la equiparación salarial de los jugadores y jugadoras de la selección de Estados Unidos.

En marzo, las jugadoras habían reclamado a su federación la igualdad salarial con respecto a sus colegas hombres y Trump salió al cruce. "El salario que percibe un futbolista tiene mucho que ver con la economía. Sé que cuando tienes a Cristiano Ronaldo y algunas de esas estrellas... reciben mucho dinero, pero atraen a cientos de miles de personas", opinó Trump.