Ante multitudes, parques de EEUU exigen ahora hacer reserva

·3  min de lectura
Sidney Gleason, derecha, y Joe Gorsuch se toman una selfie frente al lago Lower Ausable en la Reserva de los Montes Adirondack, Nueva York, 15 de mayo de 2021. (AP Foto/Julie Jacobson)

ST. HUBERTS, Nueva York, EE.UU. (AP) — Los hermanos Nick y Matthew Golebiewski escalaron el monte Gothics en los Montes Adirondack, equipados con mochilas, agua, borceguíes y un nuevo elemento que no puede faltar: reservas.

El sistema gratuito de reservas debutó recientemente en internet para manejar el número creciente de excursionistas a la Reserva de los Adirondack, de propiedad privada. Se han instalado sistemas similares en este verano boreal en las atracciones al aire libre más concurridas desde Maui hasta Maine. Los excursionistas se han vuelto multitudes debido a la pandemia, incluso desde antes de que se levantaran las cuarentenas por COVID-19.

Las sendas en otras partes del Parque Adirondack de Nueva York, de 2,4 millones de hectáreas, aún no requieren una reserva, pero los excursionistas como los Golebiewski deben someterse a los controles del personal en el estacionamiento y en la cabecera de la senda.

El sistema tiene sus ventajas para los visitantes, que sacrifican la espontaneidad y la facilidad de acceso a cambio de estacionamiento asegurado y mayor espacio en los bosques.

“Desde hace años evitaba las Altas Cumbres porque venía mucha gente y optaba por caminar por otras sendas”, dijo Matthew Golebiewski en un sábado soleado en la montaña. “Es tan bueno tener un lugar garantizado y podemos caminar sin estrés”.

Las reservas para lugares al aire libre no son una novedad, sobre todo en el caso de los campamentos, pero se están multiplicando ahora que se acerca el verano, que la pandemia de coronavirus ha declinado sustancialmente en Estados Unidos y se mitigan cada vez más las restricciones sociales para prevenir contagios.

El Parque Estatal Waianapanapa en Hawái empezó a exigir reservas de entradas y estacionamiento para los no residentes. Los parques nacionales Yosemite y Rocky Mountain han instalado sistemas de reserva.

En Maine, el Parque Nacional Acadia cobra desde el miércoles 6 dólares por vehículo para subir por el camino a la cumbre Cadillac, un lugar espectacular desde donde se puede contemplar el amanecer. El objetivo es evitar los embotellamientos de tráfico, dijo la vocera Christie Anastasia.

“Alguna gente llamaba al 911 porque estaba atrapada en el camino sin poder subir, sin poder bajar y sin poder salirse”, dijo.

El Parque Nacional de los Glaciares en Montana también instituyó una reserva por adelantado para su Camino al Sol, de 80 kilómetros (50 millas). El primer lote de reservas se agotó rápidamente, lo que provocó quejas de turistas furiosos en las redes sociales. La vocera del parque, Gina Kerzman, dijo que diariamente se habilitan más reservas.

En los Adirondack, Shanzeh Farooqui dijo que su grupo no pudo conseguir inicialmente una reserva para un punto panorámico concurrido llamado Indian Head, pero al final pudieron aprovechar una cancelación para gozar de la vista panorámica.

“Es un poco más difícil”, dijo Farooqui al borde del precipicio. “Pero si es necesario para proteger la tierra, no es demasiado molesto”.

Los partidarios del sistema dicen que lo más importante es proteger el ambiente natural del abuso. El sistema de reservas en Yosemite, impuesto inicialmente debido a la pandemia, ha permitido resolver la congestión que aquejaba al parque nacional, dijo Neal Desai, director de programas de la Asociación Nacional de Conservación de Parques Nacionales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.