Se multiplican los ‘bancos de calor’ en el Reino Unido para combatir la crisis energética

© Flickr/Jusotil_1943

Debido al aumento de los costes, el 60% de los británicos tiene que restringir su calefacción, y uno de cada cinco ni siquiera puede encenderla. Por eso están surgiendo "bancos de calor" por todo el país: lugares públicos abiertos a todo el mundo para calentarse. Visita de una de ellas en Birmingham, la ciudad más afectada por la pobreza energética.

Por nuestra corresponsal en Londres, Emeline Vin.

Todos los viernes, unas 10 personas se reúnen en el centro comunitario de Nechells, al noreste de Birmingham. Entre sus dos trabajos, Yunfang viene con regularidad, en lugar de quedarse sola en casa durante el día. "Aquí hace más calor que en casa. Hace demasiado frío en mi casa. Cuando mi marido trabaja, cuando los niños están en el colegio, no enciendo la calefacción para mí", dice.

Junto a la joven, Bea mordisquea una galleta. Dejó de trabajar tras sufrir un derrame cerebral. Viene aquí para disfrutar de la compañía y de la calefacción. "Tengo un temporizador en la caldera, se apaga automáticamente por la mañana y sólo se vuelve a encender por la noche. En el mismo periodo de tiempo, ¡mis facturas se han duplicado! Es difícil", se lamenta.

4.000 lugares identificados

En la zona de Birmingham, casi la mitad de la población no puede permitirse pagar una calefacción adecuada. Beth Bailey, directora de Nechells Pod, es muy consciente de los retos a los que se enfrenta la zona. "A las personas que atendemos aquí les afecta mucho este problema", afirma Beth Bailey. "Los que están trabajando lo hacen para plataformas, como Uber, o con contratos precarios, y no tienen unos ingresos estables o elevados. Aquí, nuestra trabajadora social es asesora energética, puede ayudarles con el proceso de obtención de ayudas", añade.


Leer más sobre RFI Español