Multinacional chilena Cencosud renuncia a ayuda estatal tras polémica

Una persona pasa junto a una farmacia donde se realizan pruebas de Covid-19 en la comuna de Recoleta, puesta en cuarentena para frenar la propagación del nuevo coronavirus COVID-19, en Santiago, el 6 de mayo de 2020. (AFP | MARTIN BERNETTI)

El grupo chileno Cencosud, con presencia en varios países de América Latina, informó este jueves que dio marcha atrás en su decisión de acogerse a una ley promulgada por la emergencia del coronavirus para suspender a miles de sus trabajadores durante la crisis.

La ley de Protección del Empleo fue aprobada en el Congreso como una medida de emergencia para las empresas afectadas por la pandemia. En este marco los empleados pueden acogerse al seguro de cesantía sin poner término a su contrato laboral. La normativa estaba pensada principalmente para las pequeñas empresas, de forma de preservar empleos en el caso de firmas cerradas por las medidas de confinamiento contra el coronavirus.

Al mismo tiempo que se conoció que Cencosud se acogía a esta normativa, la multinacional decidía repartir entre sus accionistas el 80% de las utilidades del año 2019, generando gran polémica.

Ese monto equivalía a unos 220 millones de dólares, muy por encima del margen legal (del 30%), lo cual creó una fuerte polémica en este país que desde octubre atraviesa su peor crisis social en 30 años de democracia.

La decisión inicial de la multinacional, dueña de una cadena de tiendas, supermercados y centros comerciales, con presencia en Argentina, Brasil, Perú y Colombia, implicó la suspensión de los contratos de trabajo de 7.731 de los 53.000 empleados de sus filiales en Chile, los que debieron recurrir a sus seguros de cesantía.

Tras las críticas Cencosud anunció este jueves que ya no se acogerá a esta ley, reintegrará los monto pagados por el seguro de cesantía y pagará las remuneraciones en su totalidad a sus trabajadores.

"El objetivo de estas medidas es contribuir a la convivencia social en momentos de gran incertidumbre", dijo la multinacional en un comunicado, cuando en Chile se contabilizan 24.581 contagiados y 285 muertos por coronavirus.

La indignación pública hacia la empresa creció cuando se supo que tomó la decisión de repartir utilidades días después de que asumiera como nuevo director del grupo el exministro de Hacienda Felipe Larraín, una de las figuras más cuestionadas durante el estallido social que sacudió Chile desde octubre del año pasado.

La ministra del Trabajo, María José Zaldívar, impulsora de la ley de protección del empleo, reconoció además tener una pequeña participación accionaria en la compañía.

"Es tan fácil quedarse pegado (ndlr: centrado) en el caso específico para apuntar con el dedo, y las responsabilidades y juzgar intenciones, y perder de vista que acá todos aprobamos un gran proyecto que hoy día está permitiendo salvar empleos", valoró este jueves el ministro de Hacienda, Ignacio Briones.

El ministro afirmó que el 95% de las empresas acogidas a esta ley cuentan con menos de 10 trabajadores, aunque entre los grandes grupos que se acogieron a la ley figuran la cadena de cafeterías Starbucks y la gigante sueca de ropa H&M.

Cencosud fue fundada por el empresario chileno-alemán Horst Paulmann, quien ostenta 53% del grupo y figura como la tercera fortuna más grande en Chile, con un patrimonio calculado en 1.800 millones de dólares por la revista Forbes.