¿Las mujeres de Texas podrán practicarse abortos más fácilmente en México?

·5  min de lectura

La decisión este martes de la Suprema Corte de México de prohibir los castigos a las mujeres que se practiquen un aborto podría ampliar las opciones disponibles de las mujeres en Texas, Estados Unidos, que enfrentan restricciones más severas al aborto bajo la nueva ley estatal que entró en vigor la semana pasada.

Bajo la “ley del latido del corazón” de Texas, que el gobernador Greg Abbott aprobó como ley en mayo, los abortos están prohibidos en los casos en que los médicos sean capaces de detectar un latido del corazón fetal, lo cual puede suceder tan pronto como a las seis semanas de embarazo. 

Se calcula que entre 85 y 90 por ciento se practican después de las seis semanas, un momento en el que los grupos a favor del aborto han dicho que muchas mujeres todavía no se han percatado de que están embarazadas. La ley incluye excepciones para aquellas mujeres que sufren emergencias médicas estando embarazadas.

La nueva ley de Texas también les permite a los ciudadanos presentar demandas legales contra el personal médico que ellos crean que haya practicado abortos en violación de la nueva ley.

Los grupos locales y nacionales por los derechos reproductivos le pidieron a la Corte Suprema de Estados Unidos que interviniese antes de que la nueva ley entrara en vigor el 1 de septiembre, pero la Corte se negó a dictaminar. Se espera que la Corte de Estados Unidos empiece a oír un caso diferente sobre el aborto este otoño relacionado con las restricciones en Misisipi.

Una semana después de que las nuevas restricciones al aborto entraran en vigor en Texas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México anunció que es “inconstitucional penalizar absolutamente el aborto”. En un comunicado de prensa para anunciar su decisión, la Corte citó una ley contra el aborto en Coahuila, un estado mexicano con frontera con Texas, que permitía sentenciar con prisión a quienes buscaran practicarse un aborto.

La corte “dictaminó por primera vez en favor de garantizar el derecho de las mujeres y las personas embarazadas a decidir, sin enfrentar consecuencias penales”, rezaba el comunicado.

Aun cuando la decisión de la Corte solo tendrá impactos inmediatos en la gente de Coahuila, la Corte les escribió a los jueces en los niveles local y federal que deben sostener la prohibición a los castigos a personas que busquen practicarse un aborto cuando tomen decisiones en casos futuros.

Arturo Zaldívar, el ministro presidente, dijo que a los jueces “a partir de ahora” no se les permitirá “acusar a ninguna mujer que aborte bajo las circunstancias que esta Corte ha dictaminado como válidas” sin que haya por ello una violación al dictamen de la Suprema Corte, según Associated Press.

Muchas defensoras del aborto elogiaron el dictamen y lo contrastaron con las restricciones más severas en Texas. Katherine Hancock Ragsdale, presidenta y directora ejecutiva de la Federación Nacional por el Aborto, dijo que el aborto “debería ser despenalizado en todas partes y para todas”, en una declaración compartida con Newsweek sobre el dictamen de la Corte en México.

“En una semana en la que hemos visto un asalto al acceso al aborto y una inacción total de la Corte Suprema de Estados Unidos, es motivador ver que la Corte de México estableció un precedente histórico que le da prioridad a la salud y los derechos de la gente en México”, comentó Ragsdale.

Dawn Laguens, directora ejecutiva interina de Planned Parenthood Global, en una declaración compartida con Newsweektambién expresó que la decisión de la Corte era un “paso histórico hacia la despenalización del aborto” y “una victoria para las activistas y pacientes en Coahuila”.

“Nos sentimos aliviadas por las mujeres de Coahuila, quienes nunca debieron haber sido castigadas por buscar su libertad reproductiva y asistencia médica en primer lugar”, dijo Laguens.

La declaración de Laguens concluyó con una alusión a la proximidad de Coahuila con Texas. “Coahuila está apenas cruzando la frontera de Texas”, comentó Laguens. “Esta decisión se da menos de una semana después de que entrara en vigor la inconstitucional ley S. B. 8 de Texas, la cual prohíbe los abortos después de seis semanas”.

Aun cuando no estaban del todo claras las circunstancias exactas en que se aplicará el dictamen de la Corte de México para la tarde del martes, los canales mediáticos y las defensoras del derecho a abortar en Estados Unidos empezaron a sugerir que podría darles otra opción a las mujeres de Texas que quieran abortar después de las seis semanas de embarazo.

Las mujeres de Texas ya buscaban practicarse abortos fuera del estado en los días posteriores a que la nueva ley estatal entró en vigor, y algunas clínicas en estados cercanos como Colorado, Kansas y Oklahoma reportaron un aumento en las solicitudes de pacientes domiciliadas en Texas la semana pasada, según AP.

Los artículos publicados por AP y Reuters sobre el dictamen de la Suprema Corte de México sugirieron que las mujeres de Texas que no puedan practicarse abortos legales bajo la nueva ley estatal tal vez empiecen a buscar practicarse los abortos en México en cantidades más grandes.

Paula Ávila-Guillén, directora ejecutiva del Centro de Igualdad para las Mujeres, también cuestionó las implicaciones potenciales que la decisión podría tener para las mujeres de Estados Unidos. En una declaración el martes, Ávila-Guillén dijo que el dictamen de la Suprema Corte de México “eleva la pregunta: ¿la manera más segura para que las mujeres de Texas tengan acceso a un aborto seguro y legal podría ser pronto que viajen a México?” 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.