Mujeres protestan en capital de SLP por feminicidio de Alejandra

·2  min de lectura

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., marzo 13 (EL UNIVERSAL).- Alejandra García fue asesinada el pasado 18 de enero en Rioverde y a dos meses de su feminicidio su familia y abogados siguen buscando justicia, pues pese a que José Bernardo "N", el presunto homicida, ha confesado ante las autoridades que mató a la joven de 20 años de edad, las indagatorias y el proceso para que sea sentenciado están estancados.

Ante las irregularidades en este caso, la colectiva feminista Aquelarre, con sede en Rioverde, convocó a una movilización en la capital potosina el viernes pasado; esto, para exigir transparencia y el debido proceso en el caso de Alejandra, y también para recordar a las mujeres que han sido víctimas de violencia feminicida y que no han recibido justicia.

Esta movilización inició en Plaza de Armas, a las 16:00 horas. Poco a poco, las jóvenes, vestidas de morado, con tapabocas y carteles, llegaron al jardín. Frente al Palacio de Gobierno colgaron una manta con la consigna "Justicia para Alejandra García" y pegaron pancartas en las vallas que protegen el Congreso potosino, las cuales tenían frases como "nos nacieron alas", "ni una más" y "nos falta Ale".

El grupo avanzó hacia la sede de la fiscalía estatal ubicada en Eje Vial, ahí cerró la circulación en ambos carriles por más de 10 minutos. Familiares de la víctima colocaron al frente una lona con la foto de Alejandra y la frase "Una mami le llora a su hija, una niña a su mami y un asesino sin condena". La familia y abogados fueron recibidos en la Fiscalía de San Luis Potosí, mientras que el mitin feminista continuó afuera.

Piden minuto de ruido por Alejandra Se guardó un minuto de silencio, pero todo se avivó cuando se pidió un minuto de ruido para la mujer asesinada, también se entonó la "Canción sin miedo", de Vivir Quintana; se exigió que caiga el feminicida. Al frente de este contingente estaban las primas de Alejandra, una de ellas, Carla, dijo: "No sólo mataron a Ale, nos mataron a todos".

Desde el día que encontraron el cadáver de la víctima en un acotamiento de la calle Reyes, cerca del fraccionamiento Puertas del Cielo, en Rioverde, la tranquilidad y felicidad de esta familia fue arrebatada.

La movilización terminó con la intervención de la fachada de la fiscalía, se nombró a las víctimas de feminicidio, se colocaron flores, carteles y una cruz de madera color rosa para recordar a cada una de las víctimas, directas e indirectas, de estos crímenes de odio hacia las mujeres.