Mujeres mineras y jóvenes que sueñan con ser actrices, en dos documentales del FICUNAM

Verónica Santamaría / @VeronuK
·5  min de lectura

EL FESTIVAL Internacional de Cine de la Universidad Nacional Autónoma de México (FICUNAM) aún continúa y en su 11° edición ha llevado al público virtual a reconocer las memorias que aún prevalecen en la historia, tal y como sucede con dos documentales latinoamericanos para recordar la fortaleza de las mujeres y los sueños del pueblo cubano: Río turbio, de Tatiana Mazú González, y Epicentro, del director Hubert Sauper.

Ambos documentales transitan en América Latina, entre Argentina y Cuba, donde cada director explora el significado que tiene la lucha por la libertad y el acompañamiento en las necesidades y sueños de otros.

Por un lado, la directora Tatiana Mazú adentra a la audiencia a la memoria de trabajadores y trabajadoras mineras que no solo han perdido familia, sino también queda el recuerdo del trabajo dentro de las minas con secuencias que transportan a las personas a dichos espacios.

En cambio, el director austriaco Hubert Sauper retrata a un país cubano en tiempos de caravanas migrantes y el poderío y racismo que el expresidente Donald Trump expresó y mostró a los centroamericanos, quienes intentaron cruzar por México para llegar a Estados Unidos en busca del anhelado sueño americano.

También lee: Por primera vez en los Óscar, dos mujeres son nominadas a mejor dirección

Ambos documentales se presentaron dentro de la programación de FICUNAM a través de sus sedes digitales como Cinépolis Klic. Para la presentación de Epicentro contaron con una charla con el director de este filme y el cineasta Michel Lipkes, donde abordaron temas relacionados a su estancia en Cuba, el proceso creativo para la realización de este documental y cómo el cine tiene la función de ser magia en los contextos en los que se presente.

Para revivir esta charla se puede visitar el sitio oficial de FICUNAM 11, donde se puede encontrar esta y otras charlas para ahondar más en los filmes que continúan en cartelera.

En Newsweek México te contamos más de los filmes Río turbio y Epicentro.

¡VIVA LA LUCHA MINERA!

Esta consigna es el resultado de una de tantas que tuvieron lugar en un pueblo minero en Argentina donde Tatiana Mazú González documentó en el filme Río turbio la situación de las mujeres mineras.

Entre los momentos que Mazú resalta en este largometraje se encuentran las conversaciones de mujeres en un pueblo meramente minero. Entre las demandas que resaltan se encuentra el visibilizar que las mujeres son más que mujeres y el miedo de los hombres al ver que ellas también pueden realizar actividades, dentro de la minería, como ellos.

La fotografía, dirección y guion corren a cargo de la directora que lleva a la audiencia en secuencias a color y en blanco y negro; es una historia donde las mujeres son las protagonistas de esta lucha en la que los hombres de aquel pueblo minero sexualizaron las máquinas de trabajo con nombres de mujeres en el interior de la mina.

‘Río turbio’ explora el caso de las mujeres mineras en un trabajo tradicionalmente realizado por hombres. Foto: Especial

¡Viva la lucha minera! y ¡Vivan las mujeres del carbón! forman parte de las consignas que resaltan en esta lucha por visibilizar el trabajo de las mujeres en la minería a través de las voces de integrantes de la Agrupación Mujeres del Carbón. Sin duda, un filme que vale la pena revivir.

CUBA ES HERMOSA PARA TODOS

Utopía y revolución son dos de los escenarios en los que se desenvuelve el filme Epicentro, del director Hubert Sauper en el que se sumerge por los sueños de niñas y mujeres que viven en esta isla caribeña. Dos cubas y dos realidades, por un lado, el fiel sentimiento de victoria ante los conflictos con Estados Unidos y la necesidad de conseguir los sueños.

Epicentro retrata la memoria histórica de los conflictos que vinieron tras la explosión del buque estadounidense Maine en 1898. El fin del dominio colonial español en América que derivó en la era del Imperio Americano. Incluso, de cómo el cine se convierte en una herramienta propagandística en la isla.

De la mano de los rostros de cubanos, tanto adultos como infantes, Sauper se lanza a explorar un siglo de intervencionismo y los mitos que viajan entre los habitantes de La Habana, donde niñas y niños crean un universo de memorias, historias y anhelos por la Cuba que conocen y la que quieren, una Cuba que les permita cumplir sus sueños.

A estas infancias, el autor las denomina ‘jóvenes profetas’ por cuestionar el paso del tiempo, el imperialismo y el propio cine como una oportunidad de contar historias que no son reales, pero que al mismo tiempo les conecta con el mundo.

No te pierdas: El justiciero de Marvel, The Punisher, se vuelve un canalla

En la charla que Michel Lipkes tiene con Hubert Sauper acerca de la realización de Epicentro, el director narra que después de filmar un genocidio en El Congo, el tráfico de armas en Tanzania y la explotación en Oriente Medio, llegar a Cuba e iniciar con este filme resultó ser un “regalo de la vida” que le permitió relacionarse con esos “jóvenes profetas”, sin olvidar su compromiso con el cine político del que se caracteriza su trabajo.

“Ver la tragedia tiene límites y mentalmente era demasiado para mí, verlo tan cercano. Para mí, filmar en Cuba es estar con gente tan sencilla e inteligente y era una reconciliación con la humanidad. Era un paso necesario. Fue una manera de sacar mi alma de la tragedia”, explica el autor.

Para continuar con la programación de este festival de cine universitario, sigue las transmisiones desde redes sociales o conoce la cartelera ingresando en este enlace. N