Las mujeres podemos hacer las mismas cosas que los hombres: Biles

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 2 (EL UNIVERSAL).- La medallista olímpica y para muchos, la mejor gimnasta en la historia de Estados Unidos, Simone Biles, estuvo en el evento México Siglo XXI de la Fundación TELMEX Telcel.

Ella es uno de esos casos que desde temprana edad estaba destinada al éxito. Empezó a practicar gimnasia a los seis años y, por ende, eso la llevó a realizar muchos sacrificios para cumplir sus sueños. "Siempre hice listas con pros y contras con base a lo que quería lograr. En un momento dije: Defenderás a tu país, pero no podrás ir al baile de graduación. Al final, creo que todos los sacrificios valieron la pena", comentó Biles.

En los Juegos Olímpicos de Rio 2016, Biles se convirtió en la primera mujer estadounidense en ganar cuatro medallas de oro en unos Juegos y por si fuera poco, cuenta con 19 preseas de oro en campeonatos del Mundo, lo que la convierte en la gimnasia más laureada de la historia.

Al momento de hablar sobre los JJOO de Rio: "Yo empecé a practicar gimnasia a los seis años. Siempre me divertí y al final poder disputar unos Juegos Olímpicos fue un sueño, así que Rio significó ver mi sueño hecho realidad".

Años más tarde, en 2021, Biles se convirtió en la primera mujer en realizar un Yurchenko con doble salto, y esto fue lo que dijo al respecto: "Quise demostrarles a las mujeres que podemos hacer las mismas cosas que los hombres y que pueden lograr lo que quieran".

Ese mismo año, fue un antes y un después en la carrera de la gimnasia de 25 años, ya que en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Simone sufrió de "twisties", un problema que sufren algunos atletas el cual les hace perder la orientación.

A raíz de ese problema, Biles empezó a tener problemas físicos y psicológicos, que derivaron en su retirada de las finales de salto y barras por equipos. Esta decisión generó mucha polémica y Biles decidió dar un paso adelante para hablar sobre la importancia de la salud mental. Sin embargo, tuvo un regreso triunfal en esos mismos Juegos obteniendo la medalla de bronce en la prueba de viga de equilibrio.

Sobre ese regreso, la atleta originaria de Ohio comentó: "Al principio tenía un doctor que me veía todos los días que me veía para ver si podía competir o no. Para las finales de viga estaba nerviosa y emocionada por demostrar que puedes levantarte de momentos como el que yo viví. De hecho, yo sentí que merecía el oro, pero ese bronce fue mi oro personal".

Sobre el impacto que tuvo su anuncio: "Si no hubiera hecho lo que hice en Tokio no tendría la salud que tengo hoy", comentó la gimnasta. "Estoy tranquila, tenía que tomar esa decisión por mi salud mental y física. También mi decisión ayudó a otros atletas a exponer sus pensamientos y su situación, hubo atletas que lloraron conmigo", agregó. ?Con el paso de los años, Simone adoptó un rol de responsabilidad social y dos misiones personales: dar mayor visualización a los temas de salud mental, y brindar apoyo a niños en situación de adopción. De hecho, su rol social la llevó a ser la persona más joven en la historia en recibir la Medalla de Libertad, entregada por el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

La multicampeona también aprovechó para comentar sobre los programas que se llevan a cabo en Estados Unidos para combatir los casos de abuso sexual relacionados a los y las atletas, situación que ella sufrió y levantó la voz en 2018 contra el ex doctor de la Federación estadounidense, Larry Nassar.

Por último, al ser cuestionada sobre las posibilidades de verla competir en los Juegos Olímpicos de París 2024, dejó en claro lo siguiente: "Actualmente me estoy tomando tiempo para mí y mi salud mental. Puedo decir que sí o sí estaré en París, pero no sé si será como atleta. Me gustaría ir al cien por ciento", finalizó la gimnasta norteamericana.

La atleta agregó una serie de consejos a los jóvenes que atendieron al Auditorio Nacional donde los invitó a nunca dejar de soñar, y a soñar en grande.