Mujeres hispanas en trabajos de construcción crean un futuro de oportunidades en Orlando

Ingrid Cotto, Orlando Sentinel
·5  min de lectura

Bajo una torre grúa que sobrepasa los edificios de downtown Orlando, Maritza Rovira-Forino y Maritza Burgos se abren paso en un campo dominado por hombres: la industria de la construcción.

Con naturalidad y firmeza, las puertorriqueñas recorrían su zona de trabajo, un terreno rocoso y polvoriento entre Lucerne Terrace y Columbia Street, que será transformado en el centro ortopédico Orlando Health Jewett Orthopedic, un complejo de 370,000 pies cuadrados que contará con un hospital especializado en ortopedia, un pabellón médico y un estacionamiento.

El proyecto valorado en $187 millones le fue otorgado a Skanska, empresa de construcción que emplea a Burgos y subcontrató por medio de un programa de diversidad a Foresight Construction Group, empresa de Rovira-Forino.

Construyendo una industria más inclusiva

El panorama era muy diferente cuando Rovira Forino dió sus primeros pasos en la indistria a finales de la década de los 80. “Cuando empecé en la industria de la construcción hace como 30 años a lo mejor era muy pocas, menos de 5 mujeres en la industria de la construcción”, recordó Rovira Forino.

“Eso, a Dios gracias ha cambiado, porque la determinación y lo que traemos a la mesa es tan diferente que ha causado un impacto inolvidable en lo que nosotras podemos hacer”, añadió Rovira Forino, directora de desarrollo de negocios para Foresight Construction Group.

Desde entonces ha puesto su granito de arena en proyectos icónicos como el Instituto de Cultura Negra y el Instituto de Cultura Hispano-Latino mejor conocido como La Casita en la Universidad de Florida . “Es como tener muchos hijos a través de la industria. A través de las comunidades hemos visto nacer, hemos visto desarrollar, hemos visto la terminación de un proyecto exitoso”, expresó Rovira Forino.

Esos bloques de determinación y atención al detalle le abrieron las puertas de la oportunidad cuando Skanska la contactó para un proyecto de expansión en el terminal del Aeropuerto Internacional de Tampa.

Ese primer contrato por $400,000 dio paso a otros proyectos de hasta $4.3 millones, algo que la contratista atribuye a su atención al detalle. “Eso solamente se hace porque entregamos el proyecto en excelencia. De otra forma no hubiésemos podido continuar esa relación”, enfatizó Rovira Forino.

Al presente, Foresight Construction está proporcionando servicios a Skanska en el Orlando Health Jewett Orthopaedic Institute que se espera abra sus puertas en el 2023.

También tiene mano de obra en proyectos de oficinas en el Research Park de la Universidad del Sur de Florida en Tampa y trabajos de renovación en el Centro de Convenciones de Tampa. “Que[a] nosotros nos hayan llamado para estar aquí es un honor”, destacó Rocira Forino, mientras se iluminaban sus ojos.

Al preguntarle la razón de su emoción respondió: “Porque es tan difícil competir en esta industria. Es bien difícil. La construcción cada día es más competitiva y te da un honor de que alguien coja el telefono y diga, ‘quisieras participar [en este proyecto] con nosotros?”, relató Rovira Forino.

Oportunidades para empresas minoritarias

Como directora regional de diversidad para Skanska, Maritza Burgos tiene el poder de arrastre para llevar esas oportunidades a empresas minoritarias en Florida y Georgia. La puertorriqueña —con 17 años en la industria de la construcción— identifica a candidatos potenciales para ser contratados en proyectos de la corporación que ha manejado proyectos de altura como el Nemours Children’s Hospital en Orlando y el edificio Oculus en el World Trade Center de Nueva York.

La responsabilidad “me llena de orgullo, porque aunque no soy la que toma la decisión [sobre quien obtendrá el contrato], tengo mucha influencia [en el proceso]”, puntualizó Burgos.

Con cada recomendación, la madre de dos hijos tiene la oportunidad de cambiar el estigma del constructor varón. “Lo que me fascina de la construcción es que hay diferentes posiciones. No es exactamente como [el personaje] Bob el Constructor”, acotó enumerando oportunidades en el sector de mercadeo, contabilidad y otras posiciones que ha asumido en casi dos décadas de trayectoria.

Planos de inclusión a la mujer

Con cada eslabón en los contratos que llegan a sus manos, Rovira Forino y Burgos reconstruyen el armazón de la industria de la construcción, sector en que las mujeres representan el 10.3 por ciento de la fuerza laboral, según muestran datos del Departamento del Trabajo.

Ambas resaltaron que romper las barreras de género requiere de una zapata de confianza inquebrantable y agallas para romper barreras sociales. “A mí lo que me ha ayudado es que no me da miedo para nada. Yo le meto a lo que sea para aprender [y avanzar mi carrera] y siempre estuve haciendo preguntas”, expresó Burgos.

Rovira Forino añadió que se trata de respetar a los demás y hacer valer tus contribuciones. “Cuando tú entras a una industria como esta, o te paras al lado [de los otros trabajadores] o no te paras”, destacó Rovira Forino. “Yo no he tenido temor de que puedo seguir hacia adelante y esas barreras que no existen yo nunca las vi. Eso es lo que me llevó a donde estoy hasta ahora”, añadió Rovira Forino.

Skanska emplea a más de 7,600 personas en su división de EE.UU., según datos de la empresa.

A nivel global, la corporación con 38,000 empleados resaltó que sus estadísticas reflejan el progreso en la inclusión de la mujer por encima del promedio de la indistria. Desde 2014, la proporción de mujeres empleadas por Skanska aumentó del 13% al 17%, de acuerdo a cifras de la compañía.

*Ingrid Cotto es reportera de El Sentinel Orlando. Para contactar a la reportera escribe a icotto@orlandosentinel.com.