Qué deben aprender las mujeres de 30 años de las de 50 para estar más satisfechas sexualmente

·6  min de lectura
(Getty Creative)
(Getty Creative)

En un foro sobre empoderamiento y sexualidad femenina, la audiencia escuchaba atenta cómo una mujer que quizás llegaba a los 40 años le preguntaba a la orientadora cómo hacía para no sentirse vieja, desgastada, y frustrada por no haber podido cumplir lo que se espera de ella. La coach recibía en silencio estas inquietudes para luego responder con algunos consejos, pero se vio interrumpida por los cuchicheos de dos señoras en el público. 

Las dos se miraban con ojos vivaces y complicidad y al darse cuenta de que estaban siendo observadas sonrieron. Una de ellas dijo, "me gustaría decirle a la joven que ojalá yo tuviese sus 40, pero con la seguridad y experiencia que tengo ahora".

Aplausos y risas no se hicieron esperar y el comentario hizo alusión incluso a la satisfacción sexual que ostentaban las divertidas damas que evidentemente contaban un poco más de 50 años de edad.

Allí está el secreto del misterio. ¿Por qué las mujeres de 50 años o más están más satisfechas sexualmente que las de 30? Un estudio realizado recientemente por la plataforma Gleeden analizó el comportamiento y testimonios de más de dos mil mujeres de entre 20 y 60 años de edad, encontrando que, en efecto, las mujeres mayores se confiesan mucho más complacidas en materia sexual que las menores. Lo más interesante es que esta satisfacción no tiene que ver con frecuencia, sino con cómo viven la sexualidad estas mujeres.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Laia Cadens, psicóloga clínica experta en sexología que asesoró esta investigación citada en un artículo del HuffPost, señala que esta satisfacción y plenitud se relaciona con que el nivel de actividad sexual que tienen es exactamente el que desean.

Mientras tanto, las de 30 son mucho más exigentes no solo con su actividad sexual, sino con su rendimiento como mujeres. Cadens explica que la mujer de 30 suele ser más crítica, siente que no cubre sus necesidades y se siente más presionada socialmente. A esto se le suma que a esta edad la mujer todo -hormonalmente- está sensibilizado. Las de 30 y hasta los 49 manifestaron querer una mayor cantidad de encuentros sexuales, mientras que las de 50 están bien con los 6 que promedió el total de las encuestas.

Adicionalmente, este estudio reveló que en estos niveles de satisfacción de las mayores influye poderosamente que se excitan mucho más fácil que las menores y según Cadens, esto responde a que a esta edad ya las cargas familiares, del hogar y del trabajo suelen ser mucho más ligeras que entre los 30 y los 40, con lo cual la sexualidad es más libre.

Y ahora, ¿quién podrá ayudarme?

Para trazar algunas guías de acción, con el fin de que las treintañeras puedan mejorar esas cifras, recurrimos no precisamente al Chapulín Colorado, sino a dos expertas en sexualidad y temas femeninos.

Nermary Yibirín, abogada, activista, coach, orientadora en sexología y autora del libro “Poderosas” coincide con los hallazgos del estudio afirmando que en muchas de sus conferencias y consultas ha encontrado que mientras más edad tienen las personas, más libres son. No solo en el aspecto sexual sino en todos los aspectos de la vida. 

"Ya superaron esas etapas en las que queremos complacer a los demás, ya superaron todos los miedos y las inseguridades. Cosas como ‘no estoy tan bien físicamente, que no me vea’, ‘no alcancé el orgasmo, pero mejor no lo digo’, entre otras, ya no tienen tanta importancia después de cierta edad. Ya a los 50, por lo general, te aceptas en tu cuerpo, agradeces tu vida, valoras lo malo lo bueno, y sabes que lo importante no es tener unos senos redondos, sino tenerlos, así como también empiezas a disfrutar libremente sin prejuicios”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

"Sobre todo cuando somos jóvenes llevamos esa carga de que queremos ser leales a lo que nos enseñaron nuestros padres, y en muchos casos esas enseñanzas vienen cargadas de un moralismo que no permite ese comprender la sexualidad de un modo libre. Ya cuando tienes cierta edad aprecias la capacidad de decidir cuándo y con quién satisfacer tu deseo sexual, sea con una pareja o contigo misma. Tienes autonomía para disfrutarte”.

La autora recomienda hacernos conscientes de que no tenemos que esperar a tener 60 para lograr esta aceptación propia y aprender a liberarnos de estereotipos. Allí está la clave. “Yo diría que la mayoría de las personas asume esta liberación de estereotipos en la medida que pasa el tiempo. Es buena idea acercarte a mujeres de esa edad, preguntarles cómo vivían y cómo viven ahora, quizás eso sirva para ahorrarte un montón de años de prejuicios. Aprendamos de ellas que ya han transitado esos caminos, que aprendieron a vivir el aquí y el ahora, y sobre todo que asumen que su principal responsabilidad es tratar de vivir plenamente”.

Yibirín concluye que si bien es cierto que entre los 30 y los 40, estamos dedicadas a producir al máximo, a querer cumplir con todo lo que creemos que se nos demanda, y a ‘dar la talla’, la verdad es que esta talla nadie nos la está pidiendo, sino nuestro propio ego. “Estamos buscando realizarnos para sentirnos completas, y la verdad es que ya lo estamos”.

Michela Guarente, sexóloga y educadora, por su parte, menciona que si bien el estudio refleja de manera muy contundente una generalidad, no es necesariamente así. Según explica, hay mujeres de 50 años que por educación sexual restrictiva, llena de mitos, temores o estar involucrada en una relación violenta, tampoco llegan a satisfacer ese deseo sexual.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Sin embargo, superada la aclaratoria, Guarente aconseja que en principio, debemos identificar cuáles son realmente nuestras necesidades. “A veces pareciera que todo te obliga a disfrutar más, a tener más encuentros sexuales, como si de la cantidad dependiera la satisfacción y tampoco es así. Hay mujeres que están bastante satisfechas con una frecuencia menor a la que se considera en estos estudios y están a gusto. 

Ahora si tiene la necesidad de explorar, yo sugiero que se den el permiso de reconocer cuáles son estas zonas que se deben trabajar, cuales tienen esa capacidad de mayor disfrute, pueden apoyarse en la juguetería erótica, pensada precisamente para explotar el derecho a placer que tenemos todas las personas, pero siempre y cuando el enfoque sea el de satisfacer una necesidad personal, no el de seguir las normas impuestas por el entorno o por una pareja".

En segundo lugar, la experta insiste en el punto de aligerar las cargas. “A los 30 todos estamos en nuestra máxima etapa productiva, entonces todos tenemos esa necesidad de darlo todo por el todo. Entonces si se tiene pareja, es necesario compartir las actividades y deberes cotidianas. Encargarnos de todo hace que el deseo sexual se anule poco a poco. Si las actividades se comparten, hay más tiempo de calidad en la pareja”.

En conclusión, Guarente dice que si una mujer reconoce que necesita mayor disfrute sexual, tiene que proponerse buscar esos espacios para descubrir y disfrutar su propio cuerpo para luego compartir estos hallazgos con la pareja, si la tiene.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo aliviar los síntomas de la menopausia (y los calorones que anuncian su llegada)

El poderoso mensaje de la joven que decidió dejar crecer su bigote y sus cejas unidas

Las claves del éxito de una pareja con amplia diferencia de edad: ¿importa el número?

EN VIDEO: Soy mujer, no tengo pareja y la pandemia cambió mi vida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.