Mujeres de cultura, juntas al paro del 9M

Alida Piñón, Yanet Aguilar, Sonia Sierra y Antonio Díaz

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 8 (EL UNIVERSAL).- Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, por lo que se llevarán a cabo marchas en todo el país. Además el día 9, mujeres y colectivos han convocado a un Paro Nacional para no realizar actividades cotidianas en el trabajo o la escuela, y para no hacer compras ni tener presencia en redes sociales o centros comerciales con el fin de protestar contra los feminicidios y la violencia de género.

En los últimos días, en estas páginas y en nuestro suplemento cultural Confabulario, muchas creadoras han compartido sus puntos de vista sobre la realidad de millones de mexicanas, sobre la violencia de género y el quehacer del Estado y de las instituciones frente los alarmantes índices de violencia.

Ahora EL UNIVERSAL ha convocado a mujeres que laboran cotidianamente en espacios culturales desde muy distintas trincheras, muchas con puestos de mando; otras en sitios estratégicos; otras desde el último eslabón; con el propósito de conocer la opinión de una gran diversidad femenina que comparte un fin común: la equidad, la igualdad, el derecho a vivir sin violencia.

Bertha, custodia de museos del INBAL: "Nosotras, las mujeres, vivimos el machismo todos los días, en el transporte público, en los trabajos, en la calle, por eso voy a apoyar la marcha y voy a apoyar el paro. Es hora de decir: '¡Ya párenle cabrones, ya estuvo!' Si no hay de otro modo para que entiendan, entonces vamos a salir a las calles otra vez y también vamos a parar".

Andrea González, encargada de la Biblioteca Juventino Rosas, en la alcaldía Gustavo A. Madero: "El paro está muy bien, es hora de que las mujeres levantemos la voz, que se escuche hasta donde se tenga que escuchar para que todo mundo se entere que nos están matando, como si no tuviéramos derechos cuando sí los tenemos. Nosotras debemos manifestarnos y decir 'aquí estamos, somos de carne y hueso'. Si no exigimos respeto, no nos lo van a dar, desde cualquier lugar, como el transporte público, en el supermercado, en el trabajo; socialmente, una mujer es relegada".

Helena Aguilar Hernández, artesana de Oaxaca que vende en el Mercado de Artesanías La Ciudadela: "Yo no sabía del paro, no sé sobre estas cosas. Yo estaré trabajando el lunes, no hay de otra".

Marisol Schulz, directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara: "Lamentablemente, las cosas no cambiarán de un día para otro, no porque el tema este en los medios, no porque estemos protestando dejan de ocurrir los feminicidios, pero creo que sí se pone el dedo en el renglón; y por supuesto, en lo personal me sumo, voy a ir a la marcha; en lo personal no voy a trabajar el día 9, voy a tener un paro al frente de una feria que es una institución con más de 80% trabajadoras mujeres. He manifestado mi respaldo a las mujeres y a que ellas decidan desde su conciencia personal sumarse al paro o no".

Marina Núñez, subsecretaria de Desarrollo Cultural: "Ha costado tiempo y trabajo que las mujeres vuelvan a tomar la calle, que lo hagan, además, con el llamado de las más jóvenes, las que no se conforman, las que no quieren obviar más y eso las honra porque no tienen miedo, ellas han hecho que a ninguna nos dé miedo. Me parece que irse al paro es un acto de comunión femenina, pero también una muestra de nuestro profundo malestar".

Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural. "Las mujeres hemos padecido mucha violencia, nos ha tocado a todas. Las mujeres siempre hemos sido perseguidas desde tiempos primitivos: con prejuicios, con tabúes, sometidas en todos los espacios. Hemos puesto nuestro cuerpo para arropar la vida, para defender territorios, pero yo ya no quiero defenderme, quiero que mi cuerpo sea libre. Yo estoy con todas las mujeres del planeta porque mi primera casa fue mujer".

Patricia Ramírez, staff administrativo de la Compañía Nacional de Danza y representante sindical: "Se han dicho tantas cosas sobre el Paro, pero la realidad es que no importa quién convoca o quién apoya, lo que realmente importa es que es una forma de hacer visible la violencia que vivimos las mujeres todos los días, es un llamado a que se atienda la violencia, se haga justicia a las víctimas de los feminicidios. Yo voy a parar y todas las mujeres de mi área, somos alrededor de ocho, tampoco van a asistir al trabajo".

Alejandra Frausto, secretaria de Cultura: "Lo primero es reconocer a todas las mujeres que abrieron camino durante años para que el movimiento actual tenga la fuerza que tiene. A nosotros nos toca acompañar y entender el dolor, jamás apropiarnos de un movimiento porque venimos de un movimiento social. Desde noviembre que presentamos el programa Equitativa hemos trabajado en una nueva mirada de las acciones culturales con perspectiva de género; este marzo se materializa ese camino de la mano de distintas instituciones".

María Magdalena Pérez, investigadora de la Dirección de Estudios Históricos del INAH: "Es una excelente propuesta del movimiento feminista para mostrar la fuerza de la indignación que hay en todo el país por la violencia feminicida creciente y la violencia de género en general, el hartazgo que se ha demostrado en las instituciones educativas, pero que también está presente en la cotidianidad, en otras instituciones, en los gobiernos e incluso en las relaciones familiares y personales. (El paro) es una forma de demostrar que el movimiento está poniendo esto en el debate nacional".

Amanda de la Garza, directora de Artes Visuales de la UNAM y del MUAC: "En términos institucionales, la Universidad se ha sumado al paro del 9 de marzo, se han tomado todas las medidas: que ninguna trabajadora, académica o estudiante tenga alguna sanción si decide parar ese día. En términos personales lo hago con convicción, es muy importante que de alguna manera las mujeres, mediante esta acción, hagamos eco del movimiento que se ha despertado en la sociedad".

Margarita de Orellana, directora de Artes de México: "Yo pienso apoyar porque desde que estaba en la universidad pensaba que el movimiento feminista sería el que cambiaría un poco la sociedad en que vivimos. Pero ahora, con todo lo que está pasando, y con la violencia tan brutal que estamos viviendo, veo que al contrario: Vamos para atrás. Es muy necesario, realmente, que las mujeres hagan cosas fuertes y que puedan responder a este embate que viene de todos lados".

Ximena Valle Gutiérrez, estudiante de cuarto semestre en la escuela La Esmeralda: "El paro es una forma que yo considero muy pacífica: no hacernos notar implica hacernos notar. Ahí viene todo. Me parece bien. Al principio me sorprendió, pero ya se ha pasado por muchas cosas, se ha intentado manejar la situación de muchas maneras. Y, la verdad, me parece bien lo del paro, sí pienso quedarme en mi casa y apoyar con el movimiento. Aquí en la escuela hay carteles de #UnDiaSinNosotras y nos apoyaron, a docentes, a alumnas, en el aspecto de ese día. Creo que casi todas vamos a faltar".

María Elena, custodia de museos del INBAL: "La mayoría somos mujeres, de unos 24 custodios, al menos 18 somos mujeres. Todos estamos a favor de la marcha y todas estamos a favor del paro; los lunes, los museos permanecen cerrados y es nuestro día de descanso, pero si nos hubiera tocado día laboral, no hubiéramos asistido. Somos mujeres y no nos gusta que se pasen de listos, no nos gusta que el machismo siempre pase por delante, nos vamos a sumar para hacernos valer".

Roberta Olguín, estudiante de segundo semestre en la escuela La Esmeralda: "Me gustó la idea porque siento que si se logra —aunque parezca idealista— que todas las mujeres se ausenten por un día, esto tendrá un impacto enorme en todo el mundo. Me pregunto ¿hasta dónde llegará? Quiero hacerlo, para que sea una pequeña marca".

Rosalba Velásquez, jefa del departamento de Difusión de las Ciencias del CCH-UNAM: "La convocatoria Un Día Sin Nosotras es un parteaguas para crear nuevas formas de convivencia y reflexión en torno a la construcción de espacios igualitarios para las mujeres. Desde mi trinchera, como divulgadora de la ciencia en el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM, me interesa apoyar la difusión de protocolos que las instancias universitarias han creado para atender esta problemática; es trabajo de todos los días".

Alejandra Quiroz, bibliotecaria en Nezahualcóyotl: "Un Día Sin Nosotras es una acción masiva para evidenciar la relevancia que las mujeres tenemos en la vida pública y privada. Entiendo que no todas puedan darse el lujo de faltar a sus trabajos o suspender sus labores domésticas y de cuidados. Sin embargo, valdría reflexionar qué pasaría si lo hiciéramos. ¿Qué riesgos se corren y por qué los evitamos a pesar de que nuestras propias vidas corren peligro? ¿Por qué no podemos salir del lugar social e histórico que se nos ha asignado? ¿Por qué cuando lo hacemos, nos violan, matan o desaparecen?".