La mujer con la que posa Iglesias en una foto no es una narcotraficante

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bogotá/Madrid, 15 mar (EFE).- La mujer con la que posa Pablo Iglesias en una fotografía difundida en redes sociales y a la que se acusa de narcotraficante es en realidad la política colombiana Piedad Córdoba, que fue absuelta por el Consejo de Estado de su país de haber colaborado con las FARC.

En las últimas semanas ha vuelto a difundirse en redes sociales como Facebook y Twitter una fotografía en la que se puede ver a Córdoba y al vicepresidente segundo del Gobierno y aspirante a conseguir la candidatura de Podemos en las elecciones autonómicas de Madrid, Pablo Iglesias, durante una comida en un acto público.

En algunos de esos mensajes se puede leer el siguiente texto: "Os acordáis de la foto de Feijóo con un narco gallego? La mostraban en la sexta continuamente Pues aquí tenéis a Pablo Iglesias cenando con la narcotraficante colombiana Piedad Esneda Córdoba Ruíz. No lo veréis en la sexta" (sic).

La misma imagen ya fue difundida en agosto por Luis Pérez, antiguo asesor del político de Ciudadanos Toni Cantó y que es conocido en las redes sociales como Alvise Pérez.

También Pérez calificó a Córdoba de "narcotraficante" e "íntima de Jesús Santrich, guerrillero y narcotraficante colombiano".

Varias webs de contenido político reprodujeron ese mensaje.

DATOS: Córdoba es una conocida política de izquierdas en su país, que fue inhabilitada en 2010 por sus supuestos vínculos con la guerrilla de las FARC, una medida que fue anulada en 2016 por el Consejo de Estado, sin que se haya registrado ninguna causa más en su contra, por lo que no ha sido condenada ni juzgada por narcotráfico.

Iglesias y Córdoba mantienen relaciones políticas desde hace años, como atestiguan varias fotografías publicadas por la propia Córdoba en 2017, con ocasión de un encuentro en Madrid en el que ambos conversaron sobre las propuestas de su candidatura electoral a la Presidencia colombiana.

Según revela una búsqueda inversa de imágenes, la primera versión de la foto difundida recientemente fue publicada el 5 de marzo de 2015 en una cuenta de Twitter que ya no existe -G8CKNorrisVzla- y que pertenecía a un perfil que publicaba contenido relacionado con Venezuela, como queda recogido en un artículo en internet en el que se cita uno de sus comentarios.

El vínculo entre ambos político es, por tanto, real, lo que no es cierto es que Córdoba pueda ser considerada una "narcotraficante", dado que nunca ha sido condenada ni juzgada por tal delito.

Nacida en Medellín en 1955, Córdoba ha sido una figura predominante de la izquierda en su país, que ha mantenido relaciones de cercanía y amistad con líderes políticos como el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y su sucesor, Nicolás Maduro, además de por sus contactos como mediadora con la guerrilla de las FARC para la liberación de secuestrados.

Fue senadora del Partido Liberal, entre 1994 y en 2010, año en el que fue inhabilitada por un periodo de 18 años por el entonces procurador general, Alejandro Ordóñez, por sus supuestos vínculos con las FARC.

La medida fue anulada en octubre de 2016 por el Consejo de Estado y la exsenadora pudo retomar su actividad política.

Su trabajo como mediadora la llevó primero a ser nominada en 2008 al premio Príncipe de Asturias y luego a ser propuesta en 2009 por el nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel a ese galardón ante el Comité noruego.

Córdoba anunció su retirada de la política en julio de 2020.

Pocos meses después, en octubre, fue víctima de un ataque con disparos que la Policía enmarcó en un intento de robo, mientras que la excandidata presidencial y sus allegados lo atribuyeron a un atentado.

La mención a Córdoba como "narcotraficante" no es la primera afirmación carente de veracidad realizada por Alvise Pérez, cuya cuenta en Twitter fue suspendida en noviembre del año pasado por incumplir la normas de uso de la red social.

Los hechos demuestran, por tanto, que Córdoba no puede ser considerada narcotraficante, una imputación realizada por un propagador habitual de desinformación, cuya acusación ha sido reproducida por webs y otros usuarios de las redes sociales.

(c) Agencia EFE