Mujer herida por bala de goma en protesta racial demanda a Policía de Florida

·3  min de lectura

Miami, 2 jun (EFE).- LaToya Ratlieff, la mujer que casi pierde un ojo en mayo de 2020 tras recibir un impacto de una bala de goma durante una protesta por el asesinato de George Floyd, demandó a la Policía de Fort Lauderdale, en Florida (EE.UU.), para que lo ocurrido "no vuelva a suceder", indicó su abogado este jueves.

Ratlieff, una afroamericana cuyo rostro desfigurado fue divulgado en imágenes tomadas durante una protesta racial, presentó la demanda de derechos civiles en un tribunal federal este miércoles por la noche, de acuerdo con sus abogados.

La presentación judicial acusa a los investigadores de Asuntos Internos del Departamento de Policía de Fort Lauderdale (FLPD) de utilizar una "investigación falsa" sobre el uso indebido de la fuerza para "avergonzar e intimidar" a Ratlieff, detallan medios locales.

También la querella, cursada dos años después de los hechos, acusa a los agentes del orden de agresión por el uso de gases lacrimógenos y proyectiles de impacto, así como negligencia en el uso de armas de impacto.

En una conferencia de prensa este jueves, el abogado Michael Davis dijo que están demandando a FLDP "después de todo este tiempo" porque "no se han hecho cambios" y lo que le sucedió a Ratlieff podría volver a sucederle a cualquiera.

"Esta acción policial dejó a la señora Ratlieff permanentemente lesionada por un disparo policial en su rostro, lo que resultó en daño ocular grave y permanente, lesiones neurológicas y otras lesiones físicas y emocionales directamente atribuibles", añadió Davis.

La denuncia califica lo sucedido el 31 de mayo de 2020 como "un tiroteo policial ilegal e injustificado contra una LaToya Ratlieff desarmada e indefensa".

Ratlieff, que no presentó entonces una denuncia formal sobre lo sucedido, pero sí solicitó al menos una disculpa del agente, estaba tomando aire lejos de la multitud tras ser afectada con gases lacrimógenos cuando un oficial de policía le disparó a unos 10 metros de distancia, según indicó entonces el diario Miami Herald.

En la escena se encontraron más tarde cartuchos de "bastones de espuma", un tipo de munición "menos letal" disparada con un arma antidisturbios.

De acuerdo con el Departamento policial, un proyectil de ese tipo, conocido comúnmente como "bala de goma", puede ser mortal cuando se dispara a la cabeza y dicho disparo solo debe realizarse en situaciones donde la fuerza mortal estaría justificada.

La protesta se produjo menos de una semana después del asesinato de Floyd en Mineápolis (Minesota) a manos de un policía blanco.

Antes de la investigación ordenada por el alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantalis, el Departamento de Policía había sugerido que no abriría una pesquisa sin una queja formal de la víctima.

En junio de 2020, Ratlieff se dirigió al Subcomité de Derechos Civiles y Libertades Civiles del Congreso estadounidense, donde habló sobre el incidente.

En aquel momento, dijo que todavía tenía poca o ninguna visión en su ojo derecho y que aún no había recibido una disculpa del agente que le disparó.

El uniformado, Eliezer Ramos, fue exonerado nueve meses después de aquel suceso, que provocó una investigación a fondo encargada por el Ayuntamiento de Fort Lauderdale (70 kilómetros al norte de Miami), luego de que la víctima no tramitara una denuncia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.