Mujer se declara culpable en Florida de preparar falsas peticiones de asilo

Agencia EFE
·2  min de lectura

Miami, 28 dic (EFENews).- Una mujer que ofrecía en Florida tramitar la solicitud de asilo a inmigrantes, en su mayoría centroamericanos, se declaró este lunes culpable de preparar "fraudulentas peticiones de asilo" a sus clientes y de defraudar cuatro millones de dólares a organismos federales, informó la Fiscalía del Distrito Sur del estado.

Laura Luz María Torres, líder de una red delictiva que estafó cuatro millones de dólares al Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) de EE.UU. y al sistema de impuestos, se declaró hoy culpable de los delitos de conspiración para cometer fraude de inmigración, correo, robo y lavado de dinero del Gobierno" estadounidense.

También se declaró culpable de realizar falsas declaraciones al programa de asistencia alimentaria de Estados Unidos.

Torres, que recibirá su sentencia en marzo de 2021, afronta una condena de hasta 15 años de cárcel.

Según los documentos del tribunal, Torres, en compañía de otros, operó entre 2012 y 2020 un negocio de multiservicios a inmigrantes y público general en las ciudades de West Palm Beach y Lake Worth, en Florida.

"Muchos de los clientes, principalmente hondureños y guatemaltecos, que solicitaban la asistencia de Torres habían entrado ilegalmente en Estados Unidos hacía muchos años y no eran elegibles para el beneficio de asilo", señaló la Fiscalía en un comunicado.

La mujer se presentaba a los inmigrantes como una profesional con experiencia y conocimiento en la preparación de los papeles para la obtención del estatus legal de inmigración.

En las conversaciones con sus clientes, nunca les preguntaba si habían sufrido persecución en sus países de origen y, pese a que no disponía de información que avalase este extremo, Torres "preparaba fraudulentas aplicaciones de asilo" y narraba "falsas" situaciones de persecución en sus países.

Por sus servicios de petición de asilo y proceso de documentación, la mujer recibía entre 2.500 y 4.000 dólares de cada cliente, que debía abonarle además otra cantidad de dinero al recibir el permiso de trabajo.

Durante el tiempo que operó esta red de fraude, Torres recolectó unos dos millones de dólares en efectivo de cientos de clientes y presentó cerca de un millar de falsas aplicaciones de asilo y empleo.

Asimismo, preparó y presentó fraudulentas declaraciones de impuestos en nombre de sus clientes y aplicó para los beneficios del programa de asistencia nutricional suplementaria (SNAP), beneficios que recibió entre 2008 y 2020.

(c) Agencia EFE