La mujer de 61 años le dijo al novio que quería ir a un club de estriptis. Luego se desató la violencia

FERNANDO SALAZAR /The Wichita Eagle

Lo que al parecer sería una noche de diversión para una pareja de la Florida, dio un giro violento el martes, de acuerdo con la policía del Condado Lee.

Según un reporte del arresto que pudo obtener el Miami Herald, un agente que patrullaba North Fort Myers recibió una llamada sobre un incidente de agresión doméstica en un bar-restaurante del área aproximadamente a las 8:45 p.m. Aunque quedó redactado en el reporte policial, la estación de televisión NBC-2, dijo que el lugar era el The Nauti Parrot Tiki Hut.

Tras llegar al sitio, el agente habló con el hombre, quien le explicó que la novia con quien vivía, posteriormente identificada como Elizabeth Ann Sherlock-Mason, de 61 años, quería que él la llevara a un club de estriptis llamado Lookers. La identidad del hombre no se mencionó en el reporte.

El hombre, de 69 años, le sugirió ir a cenar primero. Cuando llegaron al restaurante, Mason comenzó a beber y a “abusar verbalmente del hombre”, de modo que él decidió que lo mejor era irse, y se levantó de la banqueta donde estaba sentado. Al parecer, Mason quería quedarse, y le sujetó el cuello al novio, “con ambas manos para intentar asfixiarlo”, dijo el reporte.

Después que el hombre logró quitarse las manos de Mason del cuello, la pelea subió de tono, y Mason “le pegó una patada en la ingle”, se señaló en el reporte. En el documento no se especificó si el hombre quedó inconsciente o dejó de respirar.

Lee más: Acusan a hombre de apuñalar a esposa y hacer esto con el cuerpo para que hijos no lo vieran

En la reyerta, Mason perdió el equilibrio y cayó al suelo. El hombre trató de ayudarla a levantarse, pero ella se negó y se dirigió al estacionamiento, donde el hombre llamó al 911.

El agente observó varias marcas rojas en el cuello del hombre que eran consistentes con lo que narró. A pesar de las lesiones, no quiso recibir atención médica.

Poco después, el agente habló con Mason, que “recorría el estacionamiento buscando que alguien la llevara a la casa”.

La sospechosa, que “mostraba indicios de embriaguez, al hablar de forma enredada y caminar con dificultades”, le explicó al agente que su novio la había golpeado en la cabeza y ella cayó al suelo.

El agente, sin embargo, no le vio ninguna marca ni lesión. Debido a las “inconsistencias”, el agente detuvo a Mason, que tenía un fuerte olor a alcohol.

Lee más: Estaba borracho y quiso tomar el pelo a los Guardacostas en el mar. Ya no se ríe más

Luego de leerle sus derechos, Mason dijo que cuando los dos estaban sentados en el bar, fue él quien se tornó abusivo, y admitió que, enfurecida, le pegó en la cabeza.

No quedó grabado ningún video del incidente, ni tampoco hubo testigos, pero “basándose en las circunstancias”, como es la edad de la víctima, el agente concluyó que había suficiente causa probable para acusar a Mason de un cargo de agresión contra una persona mayor de 65 años.

La mujer fue llevada a la cárcel del Condado Lee.

Traducción de Jorge Posada