Cinco muertos por explosión cerca de ministerio en Kabul

KABUL (AP) — Una explosión cerca del Ministerio de Relaciones Exteriores en la capital afgana el miércoles mató a cinco personas y dejó heridas a otras varias, informó un portavoz de la policía talibana, el segundo ataque prominente en Kabul en lo que va de 2023.

De inmediato nadie se atribuyó el atentado, pero la filial regional del grupo Estado Islámico —conocida como el Estado Islámico en la Provincia de Khorasan— ha intensificado sus asaltos desde que el Talibán se alzó con el poder en 2021. Suelen ser atacados patrullas del Talibán y miembros de la minoría chií del país.

La explosión a media tarde fue seguida por el sonar de las sirenas. Las fuerzas de seguridad impidieron a los periodistas llegar al sitio, amenazándolos con sus fusiles y ordenándoles a salir.

El portavoz de la policía en Kabul, Khalid Zadran, informó que la agencia desplegó equipos al lugar. Luego dijo que como resultado del estallido cinco civiles murieron y varios otros resultaron heridos.

Zadran no ofreció más detalles sobre la causa de la explosión ni sobre la cantidad de heridos. Funcionarios del gobierno de momento no han respondido a pedidos de más detalles.

Más de 40 personas heridas fueron llevadas al quirófano en Kabul administrado por Emergency NGO, una organización humanitaria. Stefano Sozza, el director de Emergency en Afganistán, indicó que la cifra de víctimas seguía aumentando a medida que la situación se desarrollaba.

“El saldo de muertes sigue subiendo”, expresó Sozza. “Este es el primer incidente grave de 2023, pero ciertamente uno de los que más pacientes ha dejado desde inicios de 2022. Tanto así que hemos incluso colocado camillas en la cocina y en la cantina”.

Hay varios puestos de control en la calle que conduce al ministerio y que está cerca del palacio presidencial. Los guardias detienen y registran los vehículos en esa vía.

Una foto colocada en las redes sociales, supuestamente del lugar del atentado, muestra por lo menos seis muertos en el suelo.

El expresidente afgano Hamid Karzai, quien vive cerca del ministerio, condenó la explosión como “un acto de terrorismo, un crimen contra la humanidad y contra todos los valores humanos e islámicos”. Expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y les deseó una rápida recuperación a los heridos.

Pakistán se declaró solidaria con Afganistán en la lucha contra el terrorismo, mientras que la misión de la ONU en Afganistán dijo que el aumento de la inseguridad es “de suma preocupación”.

En el ataque anterior ocurrido este año en Kabul, el grupo Estado Islámico se atribuyó una bomba cerca de un puesto de control en el aeropuerto militar de la ciudad que mató e hirió a varias personas. Hasta el momento no se han divulgado cifras oficiales de víctimas por ese ataque.

El Estado Islámico también se atribuyó un ataque contra un hotel en Kabul en diciembre.