Muertes diarias por coronavirus en EEUU superan nuevamente las 3.000

Susan Heavey
·2  min de lectura
Sandra Lindsay, enfermera del Centro Médico Judío de Long Island, es inoculada con la vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19) por la Dra. Michelle Chester de Northwell Health en el Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nue

Por Susan Heavey

WASHINGTON, 16 dic (Reuters) - Las muertes diarias en Estados Unidos por COVID-19 superaron las 3.000 por tercera vez en una semana, mientras el Congreso avanzaba hacia la aprobación de un largamente esperado paquete de ayuda financiera y el programa de vacunación ofrecía una esperanza.

Los 3.102 muertos el martes, el tercer registro más alto desde que comenzó la pandemia, elevó el total de fallecimientos en Estados Unidos a 304.187, según un recuento de Reuters. Los 16,7 millones de infecciones representaban aproximadamente el 5% de la población.

Las inoculaciones de la recién aprobada vacuna COVID-19 entraron en su tercer día el miércoles, reservada para médicos, enfermeras y otros trabajadores de primera línea, junto con los residentes y el personal de los asilos.

La vacuna, desarrollada por Pfizer Inc y su socio alemán BioNTech SE, obtuvo la autorización de uso de emergencia el viernes pasado. Una segunda vacuna de Moderna Inc podría recibir una autorización esta semana.

Los funcionarios de Estados Unidos pretenden conseguir 2,9 millones de dosis para el fin de semana, pero pasarán varios meses antes de que las vacunas puedan ser obtenidas por el público en general.

Otros 2 millones de dosis de la vacuna Pfizer y 5,9 millones de dosis de la vacuna Moderna podrían ser asignados la próxima semana, dijo el secretario de Salud Alex Azar en una conferencia telefónica el miércoles. Dos dosis de las vacunas, administradas con tres o cuatro semanas de diferencia, son necesarias para inocular a una persona.

En total, Estados Unidos tenía opciones para comprar hasta 300 millones de dosis de esas vacunas, dijo Azar, además de cientos de millones de dosis más de vacunas que aún no han sido aprobadas, incluyendo algunas vacunas de una sola dosis.

Los funcionarios están instando a la gente a cancelar las reuniones de fin de año para controlar la propagación. Una parte significativa de los estadounidenses ya ha mostrado un desdén por las orientaciones básicas de salud pública, y sólo el 61% de los encuestados en un sondeo reciente de Reuters/Ipsos dijeron que estaban dispuestos a vacunarse.

Con las hospitalizaciones marcando récords por 18 días consecutivos, hasta llegar a las 112.000 el martes, los expertos en salud advierten que el número de muertes aumentará aún más en las próximas semanas.

"Aún no ha terminado", dijo el doctor Anthony Fauci, miembro del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus, a CBS News el miércoles.

El virus se ha propagado tan rápido que muchos hospitales de California se han quedado sin espacio en sus unidades de cuidados intensivos.

(Reporte de Susan Heavey, Manas Mishra, Anuran Maan, Lisa Shumaker y Richard Cowan; Editado en español por Javier López de Lérida)