Muertes: el coronavirus causa estragos en el Congreso y los ministerios de Brasil

Afonso Benites
·5  min de lectura
Jair Bolsonaro, en un congreso en San Pablo, Brasil
DPA

BRASILIA.- En un lapso de tres horas, el Departamento Médico de la Cámara de Diputados de Brasil recibió el pasado jueves 20 certificados de empleados que solicitaban la baja para tratarse el Covid-19. El día anterior, habían sido casi 60, según el vicepresidente del Sindicato de Funcionarios del Poder Legislativo, Paulo Cezar Alves. Desde marzo de 2020 y hasta la semana pasada, la Cámara había registrado al menos 21 muertes de empleados y 482 contagios.

Los números dan una idea de la ola que barre Brasil y de la cual fue víctima, el jueves, el senador Sergio Olimpio Gomes (Partido Social Liberal PSL-SP). Olimpio primero apoyó al presidente Jair Bolsonaro y después rompió con el gobierno. Esta crisis golpea con intensidad a las administraciones de Brasilia que, en gran parte, han decidido reanudar el trabajo presencial o semipresencial.

Italia, Cuba y Kazajistán: otras vacunas que están en la última fase de ensayos

Los senadores mostraron su indignación ante lo que consideran la ineptitud del gobierno de Bolsonaro en la gestión de la pandemia. Tras la muerte de Olimpio, comenzaron a articularse para definir acciones de protesta, que comenzaron con la difusión de un video en sus redes sociales en el que el propio Olimpio pedía ser vacunado.

Hay un clima de indignación y consternación entre la mayoría de los parlamentarios, pero parece que solo se hubieran dado cuenta de la debacle ahora, con la muerte del tercer senador ―le precedieron José Maranhão y Arolde Oliveira― y cuando el país se acerca a los 300.000 muertos, mientras que el presidente persevera en el negacionismo: dudó del colapso del sistema de salud en los estados, con las unidades de terapia intensiva saturadas, y dijo que recurrirá al Tribunal Supremo contra los confinamientos.

Los casos de los funcionarios, sin embargo, se acumulan sin recibir la atención mediática que se dedica a sus jefes. Muchos se ven obligados a volver día tras día a sus puestos de trabajo, porque, en el caso de los trabajadores subcontratados, temen perder prestaciones, como el subsidio de alimentos o, lo que es peor, su propio empleo, por lo que acaban convirtiéndose en números de la pandemia.

Muchas veces, ni siquiera eso, ya que 18 de los 23 ministerios del gobierno de Bolsonaro, además del Senado Federal, se negaron a responder al cuestionario de este diario sobre el número de contagios y muertes por coronavirus en los últimos 12 meses. En la práctica, las víctimas figuran en la contabilidad de la Secretaría de Salud del Distrito Federal, pero casi nadie sabe quiénes son. En la capital de Brasil, 5274 personas murieron por esta enfermedad y 324.576 se infectaron.

El coronavirus afecta a todos los estratos de la sociedad brasileña
El coronavirus afecta a todos los estratos de la sociedad brasileña


El coronavirus afecta a todos los estratos de la sociedad brasileña

De los cinco ministerios que respondieron, total o parcialmente, a las preguntas de EL PAÍS, sumadas a los datos enviados por la Cámara, se puede afirmar que al menos 91 funcionarios perdieron la vida por esta enfermedad, y 4319 se infectaron.

En el cómputo no entran los tres senadores fallecidos por el virus ―Olimpio, José Maranhão y Arolde Oliveira― ni el sargento del Ejército Silvio Kammers, un asesor del presidente Bolsonaro cuyo nombre había sido omitido por el Palacio del Planalto hasta el pasado miércoles, cuando la prensa brasileña informó del caso.

Respuesta demorada

Entre los cinco ministerios que respondieron a las preguntas, el que más muertes registró fue el de Economía (49), seguido por el de Agricultura (19), y el de Justicia (2). El Ministerio de Salud informó solo de 333 infectados, pero no del número de muertes. Y la Contraloría General de la Unión (CGU) reportó que no se había registrado ninguna víctima mortal. En los otros 18 ministerios no se proporcionó contabilidad alguna. En el caso de la Oficina de Seguridad Institucional, la respuesta fue que el reportero debía utilizar la Ley de Acceso a la Información para obtener los datos. Debido a los plazos vigentes, la respuesta podría tardar hasta un mes.

En la Cámara, una de las víctimas mortales fue la jefa de la secretaría de control interno, Creuzi Rodrigues da Silva, de 60 años. Ella, su marido y su hijo se contagiaron, pero el suyo fue el caso más grave. Sus familiares le buscaron durante tres días una cama en terapia intensiva y consiguieron una el 8 de marzo, pero Rodrigues da Silva murió al día siguiente. Había trabajado en la Legislatura durante 29 años.

Protestas por la retirada de Turquía de un tratado que protege a las mujeres

La funcionaria estuvo teletrabajando hasta enero, pero se vio obligada a acudir al Congreso Nacional en febrero, cuando Arthur Lira (Partido Progresista PPP-AL) asumió la presidencia de la Cámara y determinó la vuelta al trabajo presencial. La toma de posesión de Lira se celebró con una fiesta en que los invitados no usaron cubrebocas.

El jueves pasado, Lira dio marcha atrás y decidió restringir la circulación de parlamentarios y empleados durante las próximas dos semanas. Los periodistas destacados en la Cámara recibieron instrucciones de suspender las transmisiones en vivo después de que uno de ellos se contagiara. El diputado se sintió presionado por la mayoría de los parlamentarios, así como, indirectamente, por Rodrigo Pacheco, presidente del Senado, quién pidió un “pacto nacional” para combatir la pandemia.

“Necesitamos más que nunca una unión nacional, un pacto nacional contra esta enfermedad. La tristeza que estamos sufriendo, con gente cercana, es la tristeza que sufren miles de personas en Brasil, y es necesario que desde la clase política hagamos algo”, dijo Pacheco en una entrevista. Pacheco tiene entre manos una solicitud para formar una comisión parlamentaria que investigue la gestión de Bolsonaro. Hasta ahora, sin embargo, prefiere utilizarla solo como instrumento de presión política.

©EL PAÍS, S.L