La muerte de un policía belga fue provocada por un expresidiario radicalizado que buscaba ayuda psicológica

El hombre que en la noche del jueves atacó una patrulla policial y apuñaló mortalmente a un agente en Bruselas es un expresidiario radicalizado que había buscado apoyo psiquiátrico y hacía "comentarios incoherentes", anunció este viernes la fiscalía belga.

El sospechoso fue identificado como Yassine M., un belga de 32 años nacido y residente en Bruselas. De acuerdo con la fiscalía, el hombre figuraba en los archivos de la agencia belga de análisis de amenazas terroristas (OCAM).

"Era conocido por la justicia por delitos comunes que lo llevaron a ser detenido entre 2013 y 2019", indicó la fiscalía.

De acuerdo con una fuente de la fiscalía, el hombre se había presentado en la mañana del jueves en una comisaría de Bruselas para pedir apoyo psicológico.

"Hizo comentarios incoherentes; habló de odio contra la policía", dijo el viernes el fiscal de Bruselas, Tim De Wolf.

Siguiendo el consejo de un magistrado, el hombre fue acompañado por agentes de policía a la unidad psiquiátrica de un hospital en Bruselas, donde fue atendido.

Sin embargo, posteriormente se fue del hospital en condiciones que la investigación deberá esclarecer.

Según el fiscal, el hombre "no cumplía con los criterios legales" para la reclusión obligatoria porque era "voluntario" en la recepción de tratamiento.

El ataque a la patrulla policial ocurrió al inicio de la noche del jueves en el municipio bruselense de Schaerbeek, en el distrito donde está situada una de las principales estaciones ferroviarias de Bruselas, la Gare du Nord.

De acuerdo con la fiscalía, el hombre atacó una patrulla policial que estaba detenida en un semáforo. El policía que conducía la patrulla recibió una herida cortante en el cuello.

El segundo agente recibió una herida en un brazo pero logró llamar por auxilio, y la patrulla que llegó de refuerzo hirió al atacante con balazos.

El agente herido en el cuello, identificado como Thomas M., de 29 años, falleció en un hospital.

Más allá del perfil psicológico del sospechoso, la investigación abierta por "asesinato y tentativa de agresión en contexto terrorista" debe indagar su trayectoria penitenciaria.

El hombre cumplió condena por "robo con violencia", aunque su comportamiento se deterioró a partir de 2015, dijo a la AFP una fuente familiarizada con el caso, al punto ser situado en una unidad reservada para presos radicalizados.

mad/ahg/pc