La muerte de Néstor Kirchner: la CGT le rinde homenaje en medio de su interna sindical

LA NACION
·1  min de lectura

En la sede de la CGT, en Azopardo al 800, se colocará hoy un busto del expresidente Néstor Kirchner a diez años de su muerte. Será uno de los tantos homenajes previstos para la jornada. La iniciativa no surgió de la actual cúpula de la central obrera. Es decir, no nació ni de Héctor Daer, referente del sector de "los Gordos" (grandes gremios de servicios), y mucho menos de Carlos Acuña, el hombre que ubicó Luis Barrionuevo en la conducción.

El busto se trata de una donación de la regional oeste de la CGT, seccional que conduce Walter Correa, líder de los curtidores y diputado nacional oficialista. Correa integra la Corriente Federal de Trabajadores, un sector que no comulga con el liderazgo de Daer y Acuña y que impulsa la candidatura del bancario Sergio Palazzo como futuro secretario general cegetista.

La imagen de Kirchner quedará exhibida en la planta baja del histórico edificio cegetista de la calle Azopardo al 800 y participarán del acto diferentes referentes del movimiento obrero.

Acuña ni otros dirigentes vinculados con el barrionuevismo no participarán del homenaje. Tampoco asistieron al acto que encabezó el 17 de octubre el presidente Alberto Fernández desde el salón Felipe Vallese. Acuña intentó diferenciar internamente el Día de la Lealtad peronista de un acto en apoyo al Gobierno. Hubo acusaciones cruzadas por este episodio, según comentaron fuentes sindicales a LA NACION.