La muerte de Meoni: dudas por un lugar reservado para Sergio Massa

Maia Jastreblansky
·2  min de lectura
Sergio Massa recorre los pasillos del Congreso
Rodrigo Néspolo

Alberto Fernández no mencionó ayer la palabra “reemplazante”. Así lo aseguró uno de los funcionarios que lo escoltó a Junín, para despedir a Mario Meoni. “Ni se habló del tema y no creo que el Presidente tenga ningún apuro por definir la sucesión”, dijo el colaborador oficial al regresar del entierro del ministro de Transporte.

La trágica muerte de Meoni conmocionó al gabinete, que tenía una muy buena valoración en sus pares, a pesar de que hacia afuera cultivaba un bajo perfil.

Video: dónde fue el accidente en el que murió el ministro Mario Meoni

Pero más allá de su performance en la gestión, Meoni respondía directamente a la jefatura política de Sergio Massa, como parte de un acuerdo de reparto de poder entre los socios del Gobierno. La cartera de Transporte representaba la cuota de massismo del gabinete y junto a AySA -que está a cargo de Malena Galmarini- era un lugar que le permitía a Sergio Massa manejar fondos, mostrar gestión y viajar por todo el país. Además se trata de una silla política, que permite interlocución con gobernadores, empresarios y gremios.

“Sucedió una tragedia. Se debe ría respetar el acuerdo político”, consideró un colaborador que conoce de cerca a la gestión del área.

Cerca de Fernández, sin embargo, ayer no quisieron todavía confirmar si el puesto seguirá reservado para el Frente Renovador. Tampoco Massa quiso echar a rodar posibles candidatos.

Más allá de su pertenencia política, Meoni había logrado la confianza del Presidente para manejar un área sensible y una caja nutrida.

En Rosario y con Alberto Fernández: el último acto de Mario Meoni, horas antes de su muerte

El perfil

“Alberto valoraba que era muy laburante y sobre todo su honestidad. Él quería estar muy tranquilo con eso, en un área cuya historia habla por sí sola”, dijo a LA NACION un importante funcionario que aludió, sin mencionarlo, a la época de Julio De Vido.

“Honestidad” y “ejecución”, dijo, serán las cualidades que Fernández más valorará para pensar en el sucesor en el cargo.

“En los próximos días seguramente se delegará la firma en alguien más. Sería de muy mal gusto hacer un anuncio el lunes”, agregó la fuente, tras una jornada de mucha sensibilidad en el gabinete.

El otro punto central será la continuidad de los asuntos de gestión más sensibles. Meoni estaba cerca de lanzar la licitación internacional de la Hidrovía, un contrato crucial para la economía. El trámite generó ruidos internos en las tribus que integran el Frente de Todos y preocupación entre grandes empresarios y gremios, porque es la “ruta del agua” que concentra el 80% de las exportaciones del país.

El funcionario, además, tenía un rol de gestión clave en la administración de la pandemia, en un momento en el que el Gobierno necesita bajar la circulación.

Lo que sí manifestaron fuentes oficiales ayer es que la idea es que Transporte siga existiendo como ministerio. “Tiene temas muy complejos en marcha, va a ser difícil la sucesión”, dijo anoche un importante portavoz oficial.