Tras la muerte de su dueño, cierra este bar deportivo favorito de Kendall desde hace 32 años

·3  min de lectura

Scully’s Tavern se convirtió en un favorito de Kendall durante los últimos 32 años al ofrecer a los clientes todo lo que querían en un bar deportivo de vecindario, y un par de cosas que nadie pensó en pedir.

El propietario, Chris Hirsh, que había trabajado en un restaurante francés de Coral Gables, pensó incluir en el menú sorpresas que llamaron la atención del famoso chef Guy Fieri. Caracoles belgas cocinados con mantequilla de ajo y servidos en tapas de champiñones salteados. Sandwiches de mahi con costra de papas. Alitas de pollo fritas y asadas dos veces con langostinos al ajo.

Y un montón de televisores donde la gente podía ver los deportes del sur de la Florida detrás de una barra de madera pulida de la vieja escuela.

Pero tras un año trágico para la pareja propietaria del bar, Scully’s ha cerrado sus puertas definitivamente.

Hirsh murió el 7 de septiembre tras una breve enfermedad y dos semanas en el hospital, según un GoFundMe iniciado para la familia. Su muerte ocurrió exactamente un año después que su esposa y socia del restaurante, Cass, se cayó en las escaleras de su casa en septiembre de 2020 y se lesionó la columna, declaró dijo a WSVN en octubre.

“Esta ha sido la decisión más difícil que he tenido que tomar, especialmente sin mi querido Chris a mi lado”, escribió Cass Hirsh el 28 de diciembre en la página de Facebook de Scully’s. “Me entristece terriblemente tener que hacer este anuncio, pero desde el fallecimiento de Chris, y mis limitaciones físicas por el accidente del año pasado, me veo incapaz de seguir adelante”.

Scully’s era el epítome de un querido local tradicional. Eso llamó la atención de Fieri, que presentó la taberna en su programa de televisión “Diners, Drive-ins & Dives” en 2009. Contó a su amplia audiencia la historia de Cass, antigua azafata, y Chris, cocinero que luego se dedicó a la carpintería, que pusieron todos sus ahorros en Scully’s.

“No parecía gran cosa. Está aquí, en un centro comercial, pero tenían un plan”, dice Fieri en el episodio.

Scully’s tenía todo lo que se podía esperar. Bandas de rock ‘n’ roll tocando en vivo los fines de semana. Suficientes televisores para todos los deportes. Y un ambiente familiar y relajado que los locales no podían conseguir ni siquiera en Flanigan’s.

Chris Hirsh lo llevó a otro nivel vistiendo a su personal de cocina con ropa blanca de chef y añadiendo capas de sabores a los platos estándar. Eso significaba perejil-parmesano para rebozar el sándwich de pescado con papas fritas, condimentos provenzales para mejillones, y hacer todo, desde la salsa tártara hasta los crutones para la ensalada, en casa.

Y todo el mundo en la zona conocía el compromiso de la pareja de cocinar comidas gratis el día antes de Thanksgiving y en Nochebuena.

Pero el restaurante familiar no pudo resistir los constantes golpes. La cadena de televisión documentó la caída y la recuperación de Cass: Necesitó 10 meses de intensa fisioterapia y perdió la sensibilidad en una mano.

Luego, en el aniversario de su caída, Chris Hirsh murió de una enfermedad no especificada. No tenía seguro médico y Cass se quedó con una deuda cada vez mayor y las cuentas del funeral, según la página de GoFundMe, donde el Cassandra L. Hirsh Irrevocable Trust figura como beneficiario. La página ha recaudado más de $10,000 de un objetivo de $100,000.

“Ha sido bastante insoportable sin él”, escribió Cass Hirsh en Facebook después de un funeral en septiembre. “Cada día me cuesta mantener la compostura, pero con la avalancha de amor, apoyo y palabras amables, avanzo”.

Para más información sobre la página de GoFundMe, busca Chris Hirsh en Gofundme.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.