El primer ministro iraquí califica de "crimen" la explosión en un hospital

Agencia EFE
·2  min de lectura

Bagdad, 25 abr (EFE).- El primer ministro iraquí, Mustafa al Kazemi, calificó este domingo de "crimen" la presunta negligencia que provocó una explosión y un incendio en un hospital de Bagdad dedicado a pacientes de covid-19, causando decenas de víctimas, mientras varias decenas de familiares y ciudadanos indignados se han manifestado en varios puntos de la capital.

"La negligencia en estos asuntos no es un mero error, sino un crimen cuya responsabilidad deben asumir todos los negligentes", indicó Al Kazemi en un comunicado publicado por su oficina de prensa, tras una reunión de emergencia con varios de sus ministros y responsables de seguridad del país durante la madrugada.

El primer ministro dijo haber pedido resultados sobre las investigaciones de esta tragedia en 24 horas y que se castigue a los responsables.

"Que nadie me diga que fue por un fallo eléctrico, es una vergüenza", añadió en referencia a una de las primeras hipótesis que ha circulado sobre la causa que provocó el estallido de las bombonas de oxígeno del hospital Al Jatib, en el sureste e Bagdad.

El Ministerio de Salud seguía esta mañana sin ofrecer una cifra oficial de víctimas, aunque una fuente del Ministerio de Interior aseguró a Efe en condición de anonimato que hubo al menos 60 muertos.

En un comunicado, el Ministerio solo indicó que más de 200 pacientes habían sido rescatados del incendio.

Entretanto, decenas de familiares y de jóvenes indignados se manifestaron en la mañana del domingo frente al hospital Al Jatib y en otros puntos de Bagdad para protestar contra el estado de los servicios públicos, reclamar responsabilidades por esta tragedia y pedir la dimisión del titular de Salud, Hasan Mohamed Abas.

Por otra parte, en una grabación de una cámara de seguridad del hospital difundida por la prensa iraquí se ve a un grupo de personas charlando en el pasillo frente a la sala donde tuvo lugar la explosión justo antes de que se produjera, alrededor de las 22.20 del sábado hora local (19.20 GMT).

Entonces se escuchan algunos gritos provenientes presuntamente de esa sala y, tras una fuerte explosión en su interior, algunos de los presentes en el pasillo huyen despavoridos y otros entran a la estancia y logran sacar a un hombre con bata de paciente antes de que el corredor comience a llenarse de un espeso humo.

Al Kazemi, que anunció un luto oficial por las víctimas, ordenó también revisar "los trámites de seguridad en todos los hospitales, hoteles y lugares públicos en una semana" en todo Irak así como examinar "cada cable en cada sitio público y cada hospital".

El Parlamento iraquí ha convocado para este lunes una sesión especial sobre el suceso, según la agencia estatal iraquí INA.

(c) Agencia EFE