Muere turista al caer de 10 metros en el sótano del "Cepillo"

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., noviembre 19 (EL UNIVERSAL).- La tarde del viernes un turista originario del estado de Nuevo León falleció tras caer al interior del sótano del Cepillo ubicado en la comunidad "La Banqueta" en el pueblo mágico de Aquismón.

De acuerdo a los visitantes que se encontraban en la zona, cerca del medio día llegó al sitio turístico un grupo de turistas conformado por 7 personas, mismos que se decidieron a recorrer el lugar practicando rappel.

Al descender se soltó una de las cuerdas que sostenía a José Luis de 32 años de edad, cayendo al fondo del sótano desde una altura estimada de 10 metros, por lo que resultó gravemente herido.

El grupo de turistas se movilizó rápidamente trasladando al joven lesionado a la unidad médica más cercana en la localidad de Tamapatz, sin embargo, al no encontrar médico que les brindará auxilio se trasladaron hasta el hospital ubicado en la cabecera municipal donde al ingresar, el personal confirmó el fallecimiento del neolense.

Hasta el medio día de este sábado el ayuntamiento de Aquismón, ni las autoridades estatales ni Turismo del estado han emitido información al respecto, no obstante, el área de comunicación social de la Coordinación de Protección Civil del Estado confirmó que se hace ya una revisión para determinar si el grupo de turistas se encontraba acompañado de algún grupo certificado de guías, así como conocer si el equipo que portaban era el indicado para este tipo de actividades.

Sótano el Cepillo

El nombre real del sitio es "Sótano de El Eterno", está ubicado en la localidad Altenam "La Banqueta", Tamapatz perteneciente al municipio de Aquismón, se ha popularizado como sótano de "El Cepillo", ya que así se le llama al cerro más cercano al sótano.

En el sitio se permite la práctica de rappel para adentrarse en la imponente caverna, con una profundidad aproximada de 160 metros.

Esta no es la primera vez que exhiben la carencia de servicios médicos en los pueblos mágicos de San Luis Potosí; en mayo de este mismo año un turista exhibió la carencia en servicios de salud, y la desesperación que se vive al tratar de salir del pueblo mágico de Real de Catorce que sólo cuenta con un acceso para entrar y salir, mismo que siempre se encuentra abarrotado y es necesario hacer fila para atravesar el túnel del Ogarrio que lleva al camino empedrado que conecta con la carretera.

En esa ocasión, el joven originario de Ciudad Victoria, compartió un video en el que narró los momentos de angustia y desesperación que él y su acompañante vivieron a causa de una alergia propiciada por un alimento, situación que asegura colocó a uno de ellos al borde de la muerte por no contar con la atención médica necesaria en el municipio, pues la clínica estaba cerrada, no había doctor ni medicamentos.