Muere Sheldon Adelson, magnate de los casinos que apostó en grande por Trump y Netanyahu

Will Dunham
·3  min de lectura
Imagen de archivo del presidente del directorio y presidente ejecutivo de Las Vegas Sands Corp, Sheldon Adelson, asistiendo a una conferencia de prensa en la inauguración del Parisian Macao en Macao

Por Will Dunham

12 ene (Reuters) - El magnate de los casinos estadounidenses Sheldon Adelson, quien construyó lujosos palacios de juego que lo convirtieron en uno de los hombres más ricos del mundo y quien fue un defensor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, murió a los 87 años.

Adelson, quien dirigía la mayor compañía de casinos del mundo, Las Vegas Sands, murió el lunes por la noche por complicaciones relacionadas con el tratamiento de un linfoma no Hodgkins, dijo el martes la empresa en un comunicado.

Hijo de una familia inmigrante judía pobre en Boston, Adelson fundó hoteles y casinos en Las Vegas, Macao y Singapur. Su riqueza lo convirtió en una figura formidable en la política de Estados Unidos, donde financió a republicanos como el convertido empresario Trump y combatió a los demócratas. Además fue un destacado defensor de Israel.

Con un valor neto de 33.900 millones de dólares a marzo de 2019, Adelson era entonces la vigésimo cuarta persona más rica del mundo en el Índice de Billonarios de Bloomberg.

Adelson fue un generoso defensor de la candidatura presidencial de Trump en 2016, con un gastó de 20 millones de dólares en la campaña y 5 millones de dólares más para su toma de posesión.

El magnate de los casinos estuvo en contacto regular con Trump después de que asumió el cargo y vio cómo algunas de sus metas más preciadas relacionados con Israel se hicieron realidad, incluido el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, lo que rompió con décadas de política estadounidense.

Adelson, hijo de un taxista que abandonó la universidad, era bajo y fornido, pelirrojo y en sus años postreros usaba un carrito motorizado debido a una condición médica que le dificultaba caminar. Pero su frágil apariencia ocultaba su poder.

"Sé que mucha gente piensa que los tipos como yo tienen éxito pisoteando y rompiendo las espaldas de los empleados y otras personas, pero no entienden que nosotros también tenemos filosofías e ideales a los que nos adherimos muy escrupulosamente", dijo en un evento en Las Vegas en 2008, según la revista New Yorker.

Su imperio en Estados Unidos, Macao y Singapur queda representado en el casino veneciano de Las Vegas, que contaba con réplicas de puntos de referencia de la ciudad italiana, como los canales, el puente de Rialto y el campanario de la basílica de San Marcos.

Adelson llenó sus centros de juego con restaurantes y tiendas de moda, convirtiéndolos en destinos de lujo tanto para los viajeros de negocios como para los turistas.

En noviembre de 2018, Trump otorgó a la esposa de Adelson, Miriam, una doctora nacida en Israel, el más alto honor civil de Estados Unidos, la Medalla Presidencial de la Libertad, una medida que los críticos atacaron como un agradecimiento presidencial por el apoyo financiero de la pareja

Durante la ceremonia en la Casa Blanca, Trump elogió a los Adelson por proteger "la herencia sagrada de la fe judía", colocó la medalla alrededor del cuello de ella y la besó en ambas mejillas.

(Reporte de Will Dunham. Reporte adicional de Leslie Adler; Editado en español por Javier López de Lérida)