Muere niño estadounidense en sismo en Guatemala

SAN CRISTOBAL CUCHO, Guatemala (AP) — Aldo Domínguez Vásquez nació en Santa Clara, California, cuando sus padres emigraron sin papeles a Estados Unidos. El niño murió soterrado junto a nueve tíos y primos y se convirtió en la primera víctima estadounidense del terremoto se 7,4 que afectó gravemente la región noroeste de Guatemala.

"Aldo era estadounidense nació allá", dijo el viernes durante el entierro su primo Julio Vásquez.

Domínguez, de 11 años de edad, murió en una avalancha en una cantera donde trabajaba con siete de sus primos y todos se cuentan entre las al menos 52 víctimas que dejó el devastador terremoto del miércoles que derribó construcciones de adobe, bloqueo carreteras y afectó a más de 1,2 millones de personas en el más letal sismo que registra Guatemala desde 1976.

Desde tempranas horas de la mañana, los 10 ataúdes de madera recorrieron el alto del cerro de San Cristóbal Cucho hasta llegar al parque central. Cientos de los 15.000 habitantes se acercaban para dar su último adiós, después de haberlos velado toda la noche.

Durante el funeral algunas personas abrían los féretros para ver los cuerpos de los niños aplastados por las toneladas de piedra.

Hasta ese momento, los familiares restantes no sabían se podrían enterrar a su sobrino nacido en Estados Unidos, pues esperaban el consentimiento de sus padres, quienes aun residen en California. El cual concedieron en un consulado guatemalteco y luego se obtuvo el beneplácito de la embajada de Estados Unidos para proceder a la inhumación, informó Antulio Pérez, funcionario del Registro Nacional de Personas en San Marcos.

Domínguez nació el 27 de diciembre del 2000 en un hospital de Santa Clara, según su partida de nacimiento y su pasaporte emitidos en el estado de California, a los cuales tuvo acceso The Associated Press.

Aldo llegó a Guatemala cuando tenía un año con su madre Elba, quien recién se había separado del padre del niño. Cuando el chico tenía cinco años lo dejó bajo cuidado de su hermano Justo y volvió a emigrar hacia Estados Unidos.

La embajada de Estados Unidos en Guatemala confirmó la nacionalidad del menor fallecido y que estaban en comunicación con las autoridades y los familiares "como en el caso de cualquier ciudadano estadounidense que haya fallecido en el extranjero", según un funcionario que dijo no estar autorizado para ser citado por los medios por política de la misión diplomática.

Los cuerpos fueron llevados al cementerio local por dolientes que los cargaron en sus hombros mientras entonaban monótonamente el himno religioso que dice "yo tengo un hogar, hogar dulce hogar, más allá del sol".

Iván Vásquez, el único sobreviviente, de 19 años, abrazaba desconsolado los ataúdes antes que los colocaran en el sepulcro, en un gesto que su primo Julio Vásquez prácticamente dijo que lo obligaban a efectuar porque "sino cuando esté más tranquilo no va a aguantar el cargo de conciencia de no haber ido" a trabajar el día en que el resto de sus parientes perecieron soterrados en la cantera.

Antonia Miranda era maestra de dos de los occisos. "Ulises era el presidente de la clase y el capitán del equipo de fútbol de nuestro grado... Aldo me sobaba la cabeza cuando hablábamos de algo", recordó mientras lloraba.

El día del terremoto, Aldo se levantó con sus primos Daysi, de 14 años, Ulises Uriel y Aldier de 12, Gisely, de ocho, Merly, de cuatro, Delbis de cinco y Dibel, de tres, se levantaron a las 4 de la mañana para ir a trabajar junto con la cabeza de familia Justo Vásquez.

Al momento del sismo, habían hecho una pausa y tomaban un refrigerio cuando el mundo se les vino encima.

El presidente guatemalteco Otto Pérez Molina declaró a siete provincias en situación de "calamidad pública" y anunció que se destinarán 63 millones de dólares para reconstruir los poblados devastados.

Un millón de personas resultaron afectadas por el desastre natural y seis millones más aún están en riesgo por las réplicas del terremoto.

El epicentro del sismo se ubicó a 32 kilómetros (20 millas) de profundidad, mar adentro, y a 24 kilómetros al sur del poblado de Champerico, de acuerdo al Servicio Geológico de Estados Unidos. Los daños se concentraron en la provincia de San Marcos, situada a más de 140 kilómetros al norte del epicentro, una región montañosa donde habitan 50.000 agricultores y ganaderos indígenas, muchas de ellos pertenecientes a la etnia mam.

Pérez Molina dijo que más de 2.000 soldados fueron desplegados para ayudar en las labores de rescate y atención de víctimas. Un avión ya había hecho dos viajes con equipos especiales de socorro a la zona.

El Departamento de Estado estadounidense informó que donaría 50.000 dólares para la atención de afectados incluyendo la dotación de agua potable, frazadas y combustible al igual que ponían a disposición helicópteros para las labores que se requirieran.

El 4 de febrero de 1976 cuando un sismo de 7,5 grados dejó 23.000 muertos y miles de heridos en Guatemala, un desastre que es recordado como una de las más grandes tragedias.

___

Los periodista Sonia Pérez Díaz reportó desde San Cristóbal Cucho y la corresponsal de The Associated Press Romina Ruiz-Goiriena desde ciudad de Guatemala.

___

Romina Ruiz Goiriena está en Twitter https://twitter.com/romireportsAP

Cargando...