Muere “El Neto”, líder de Los Mexicles, durante un enfrentamiento con soldados mexicanos

Ernesto Piñón de la Cruz, mejor conocido como “El Neto” y líder de la banda criminal Los Mexicles, fue abatido la madrugada de este 5 de enero durante una disputa armada con agentes estatales y federales en Ciudad Juárez, Chihuahua.

De acuerdo con fuentes de inteligencia mexicanas, el otrora cabecilla de Los Mexicles fue identificado en un operativo en el que participaron la Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional) y la SSP (Secretaría de Seguridad Pública) de la entidad.

El objetivo del despliegue de elementos de seguridad era recapturar a los 30 reos que se fugaron del Cereso (Centro de Reinserción Social) Número 3, en dicha demarcación, el pasado 1 de enero.

“El Neto” se enfrentó a balazos con la justicia mexicana en las inmediaciones de las calles Toltecas y Tzetzales, en la colonia Aztecas. Los efectivos lo ubicaron en una casa de la zona y, al intentar accesar, fueron recibidos a tiros.

Al intentar huir del lugar en un vehículo, “El Neto” se impactó contra una gasolinera, aunque siguió enfrentándose a tiros contra los agentes hasta que perdió la vida. El presunto narcotraficante murió mientras era instalado a las instalaciones de la Fiscalía de Distrito Zona Norte.

¿Quién era “El Neto”?

Ernesto Piñón de la Cruz era el líder del naciente cártel de Los Mexicles, una banda criminal que a finales de 2010, protagonizó fuertes enfrentamientos con el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez con el objetivo de controlar los puntos fronterizos entre México y EEUU.

El pasado 1 de enero, “El Neto” escapó del Cereso Número 3 durante un motín, en el que también huyeron 25 reos y donde fallecieron 17 personas. Según la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, antes de dicho evento se tenía pensado el traslado de 180 reos de alta peligrosidad, entre ellos “El Neto”.

De acuerdo con las autoridades mexicanas, “El Neto” tenía una caja fuerte dentro de la prisión donde guardaba más de 1.700.000 pesos, lo equivalente a casi 90.000 dólares en efectivo.

Además del gran poder económico, “El Neto” ordenaba a sus subordinados a decapitar a sus víctimas, colocarlas en hieleras y marcar los recipientes con las siglas “FEM”, refiriéndose a las “Fuerzas Especiales Mexicles”. De esta manera, enviaba un mensaje de amenaza a sus contrincantes.