Muere mujer de 56 años que encontraron con un hacha enterrada en la cabeza

Getty Images

Una mujer de 56 años que fue encontrada con un hacha clavada en la cabeza, murió días más tarde, dijo un portavoz de la policía del Condado Pinellas.

Ahora, un hombre que vivía con la mujer, Lisa Ann Rogers, enfrenta una acusación de homicidio, según la policía.

“No entendemos nada”, le dijo Donna Voye, la hermana de la víctima, a la estación WFLA. “No podemos comprenderlo porque ella no era capaz de hacerle daño a nadie”.

Patrulleros de la policía recibieron una llamada aproximadamente a las 10:30 a.m. del 22 de noviembre en referencia a un intento de asesinato. Cuando llegaron al lugar de los hechos, en la calle 24 norte in St. Petersburg, los rescatistas encontraron a Rogers “con un hacha clavada en la cabeza”, escribió el departamento en un comunicado de prensa.

Rogers fue llevada de urgencia al hospital con heridas que le amenazaban la vida. Varios días después, el 26 de noviembre, murió, escribió la policía.

Las autoridades identificaron al sospechoso como Michael Dougherty, de 40 años, y vecino del área de St. Petersburg. En el parte de prensa no se menciona ningún tipo de información sobre si Dougherty tiene o no un abogado que lo represente.

La policía dijo que el sospechoso del crimen vivía con Rogers, pero no dio más detalles.

La mujer y su esposo permitieron que Dougherty se quedara a vivir con ellos, ya que se había quedado sin trabajo, le declaró Voye a la WFLA. La hermana recordó a Rogers como una persona cariñosa y noble, y agregó que su muerte “no tenía ningún sentido”, reportó el canal de televisión.

El auto de Dougherty se encontró a unas 150 millas de distancia, cerca de Gainesville, donde fue arrestado y luego llevado a la cárcel del Condado Alachua. Aunque en un inicio Dougherty fue acusado de intento de homicidio en segundo grado, se cree que el cargo se cambió a homicidio en segundo grado tras la muerte de Rogers.

St. Petersburg queda en el área de Tampa Bay.

Traducción de Jorge Posada