Muere en Miami Bill Kennedy, el fotógrafo que retrató a Andy Warhol en un campo de flores

·7  min de lectura

Las fotografías, pinturas y películas del artista pop Andy Warhol siguen contribuyendo a definir la década de 1960. ¿La icónica serigrafía “Campbell’s Soup Cans” de 1962, por ejemplo, dejará algún día de formar parte de nuestra memoria colectiva?

Pero, ¿quién fotografió al fotogénico Warhol?

Uno de los que lo hizo, y cuyas fotografías de Warhol se han expuesto en todo el país incluyendo “Andy Warhol at the Factory Holding Marilyn Acetate l” como pieza central del Andy Warhol Museum de Pittsburgh, fue el fotógrafo de bellas artes William John Kennedy.

El fotógrafo William John Kennedy tomó esta imagen del artista pop Andy Warhol en Factory sosteniendo un acetato de Marilyn Monroe en 1964. La obra de arte central del vestíbulo del Andy Warhol Museum de Pittsburgh es una ampliación de esta fotografía.
El fotógrafo William John Kennedy tomó esta imagen del artista pop Andy Warhol en Factory sosteniendo un acetato de Marilyn Monroe en 1964. La obra de arte central del vestíbulo del Andy Warhol Museum de Pittsburgh es una ampliación de esta fotografía.

Kennedy, con su “sonrisa genial, su larga melena rubia, sus abrazos y su afán por lo fantástico”, dijo su equipo de Kiwi Arts Group, había hecho del sur de la Florida su hogar desde 1984. Kennedy se mudó desde la ciudad de Nueva York con su esposa Marie Kennedy, profesora de inglés jubilada de secundaria.

Kennedy falleció en su casa del centro de Miami, que compartía con su esposa desde hacía 57 años, el 16 de diciembre, mientras recibía cuidados paliativos tras sufrir un derrame cerebral masivo, dijo Marie. Tenía 91 años.

“Nos concentrábamos en el romance y Bill era el amor de mi vida”, dijo ella. “Era un tipo muy, muy emocionante. Era fabuloso. Lo echaré de menos, pero tengo tantos recuerdos bonitos que no puedo estar triste. Solo pienso en lo mucho que lo quería. Viajamos por todo el mundo en misiones fotográficas y tuvimos un vida fabulosa”.

Al igual que sus famosos retratados, entre los que también se encontraba el artista pop Robert Indiana, famoso por su grabado “LOVE” de 1965, Kennedy tenía un ojo ágil, un sentido innato de observación de la cultura pop y la naturaleza y la capacidad de hacer que sus retratados se sintieran cómodos.

“Si no te conocía, y tú no lo conocías a él, Andy Warhol era muy beige”, dijo Kennedy a Insider en 2012, cuando su exposición “Before They Were Famous: Behind the Lens of William John Kennedy” estaba de gira en Manhattan. La exposición también se presentó en la muestra de arte SCOPE Miami en 2011.

“Siempre tenía que hacerle preguntas, hurgar y provocar la conversación, pero entonces un arco iris de ideas brotaba de él”, dijo Kennedy a Insider.

Ese colorido torrente de ideas era también descriptivo de las habilidades de Kennedy con su cámara.

Warhol en un campo de flores

Warhol Flowers Xlll" de William John Kennedy. La fotografía de 1964 es de Andy Warhol en un campo de Black-Eyed Susans sosteniendo un primer lienzo de "Flowers" que sirvió de telón de fondo en Queens, Nueva York. 1964
Warhol Flowers Xlll" de William John Kennedy. La fotografía de 1964 es de Andy Warhol en un campo de Black-Eyed Susans sosteniendo un primer lienzo de "Flowers" que sirvió de telón de fondo en Queens, Nueva York. 1964

La esposa de Kennedy, Marie, recuerda la vez que la pareja paseaba por Queens, Nueva York, en su Volkswagen Beetle en 1964, después de pasar una tarde buceando en Long Island. Kennedy también era un ávido deportista.

“Este es un ejemplo del ojo de Bill. Pasamos por un terreno abandonado que estaba lleno de basura y chatarra. Pero también estaba lleno de miles de esas exquisitas Black-Eyed Susans, preciosas flores”, dijo Marie. Un llamativo oasis de color, algunas de estas flores alcanzaban los ocho pies de altura.

Al mismo tiempo, Warhol, con quien Kennedy había entablado amistad, y que pudo haber quedado un poco apantallado del apuesto Kennedy, recuerda Marie, estaba trabajando en sus propias pinturas de flores.

Kennedy se sintió inspirado.

“Bill se puso en contacto con Andy cuando llegamos a la ciudad y le dijo: ‘Andy, quiero llevarte a este terreno, este terreno abandonado ahora mismo en Long Island. Y quiero fotografiarte con algunas de tus obras de arte’”, dijo Marie.

“Un par de días después, Bill y yo recogimos a Andy y a Taylor Mead”, un escritor y actor que apareció en varias de las películas underground de Andy Warhol filmadas en la Factory de Warhol. “Andy enrolló estos lienzos de flores que hizo y los metió en el maletero de nuestro Volkswagen de entonces. Estas cosas que enrolló se venden ahora por mil millones de dólares. Debí haberme quedado con uno de ellos”, dijo Marie, riéndose. “De todos modos, Andy se trajo varios de sus cuadros de flores y los usamos como telón de fondo para la foto”.

Esa imagen de “Warhol Flowers Xlll” forma parte del portafolio de Kennedy y de la exposición “Before They Were Famous: Behind the Lens of William John Kennedy”.

“Era un brillante autopromotor”, dijo Kennedy al Miami Herald sobre Warhol en 2011, cuando la fotografía estaba expuesta en SCOPE Miami. Los artistas visuales se unieron cuando la carrera de Warhol estaba despegando a principios de la década de 1960. “Se dio cuenta de que para conseguir la exposición que quería tendría que jugar ese juego con la estructura de poder del arte, y lo hizo magníficamente”.

La vida temprana de Kennedy

El fotógrafo de arte William John Kennedy en una foto de alrededor de 1963, según Kiwi Arts Group, una empresa de Miami y Londres que representa su obra. Este periodo es cuando Kennedy fotografió a sus nuevos amigos, los artistas pop Andy Warhol y Robert Indiana.
El fotógrafo de arte William John Kennedy en una foto de alrededor de 1963, según Kiwi Arts Group, una empresa de Miami y Londres que representa su obra. Este periodo es cuando Kennedy fotografió a sus nuevos amigos, los artistas pop Andy Warhol y Robert Indiana.

Kennedy nació en Glen Cove, Nueva York, el 4 de marzo de 1930.

Sus primeros años de vida estuvieron marcados por tragedia.

Cuando el padre de Kennedy se dirigía al hospital para ver a su hijo recién nacido por primera vez, murió en un accidente de coche, dijo Marie. La madre de Kennedy murió de faringitis estreptocócica cuando él tenía siete años. Kennedy y su hermana Kay, que falleció antes que él, fueron criados por una tía abuela y su marido en Garden City, un pueblo de Long Island.

Su tía abuela era una consumada arqueóloga y su marido trabajaba en Wall Street, dijo Marie. Su tía abuela llevaba a sus sobrinos a todos los museos y exposiciones de arte. “Le inculcó el amor por el arte y la naturaleza. Adoraba los animales. Dios, era un amante de los animales. Siempre tuvimos gatos y ella impregnó a Bill de la pesca y del amor por el aire libre”.

Ese estilo de vida al aire libre es la razón por la que Bill y Marie Kennedy, que empezaron a vivir juntos en 1960 cuando sus primeros matrimonios terminaron y que se casaron en 1964, se mudaron al sur de la Florida, dijo. Hoy, Marie se ríe cuando recuerda la época en la que iniciaron su relación. ¿Vivir juntos en 1960? ¡ íQuel scandale!

Kennedy estudió Bellas Artes en Syracuse University School of Visual Arts y en el Pratt Institute. Sus estudios se vieron interrumpidos por la Guerra de Corea, durante la cual sirvió como paracaidista, saltando de aviones muchas veces, según cuenta su esposa. Se licenció con honores como sargento mayor y regresó a Nueva York a un estudio en 23 Street.

La carrera de Kennedy

Allí, el talento de Kennedy llamó la atención del fotógrafo de moda de Vogue Clifford Coffin, para quien trabajó de asistente fotográfico y director de estudio en la década de 1950. A continuación, Kennedy inició su propia carrera comercial y fue fotógrafo independiente de agencias de publicidad.

Las imágenes de Kennedy aparecieron en las revistas Life y Sports Illustrated. Entre sus clientes corporativos se encuentran Avon, IBM, Nabisco y American Express.

Su trabajo le llevó a entablar amistad con sus compañeros Warhol e Indiana. Kennedy simplemente tenía un don para capturar el yo ordinario de personas extraordinarias antes de que se convirtieran en nombres conocidos.

“Las imágenes que creó en 1963-1964 captan a los dos artistas de una forma sin precedentes, representando sus obras, que pronto se convertirían en icónicas, en el punto seminal de sus carreras y en el nacimiento del movimiento Pop Art. Fue como si Kennedy presintiera su inimaginable fama futura”, dijo el equipo de Kiwi Arts Group en una declaración para el Miami Herald.

Kiwi Arts Group, con oficinas en Fort Lauderdale y Londres, representa las obras de Kennedy.

El archivo de William John Kennedy también incluye retratos de Roy Lichtenstein, Marisol, Agnes Martin, Claes Oldenburg, Mario Amaya, Dorothy Miller, Henry Geldzahler y las estrellas de Warhol Taylor Mead y Ultra Violet.

El joven Pacino

“Cuando vivíamos en Nueva York íbamos a fiestas en la Andy’s Factory, donde conocimos a Al Pacino”, cuenta la esposa de Kennedy. “Oh, me acuerdo de Al Pacino. Medía como cinco pies y seis pulgadas de alto. Un tipo pequeño. Era un absoluto desconocido cuando nos topamos con él en una de las fiestas de The Factory. Pero estaba allí, un tipo divertido”.

Kennedy vivió para ver sus fotografías incluidas en las colecciones de numerosos museos.

Entre ellos: el Warhol Museum de Pittsburgh; el Boca Raton Museum of Art; el Polk Museum of Art; el Indianapolis Museum of Art; Detroit Institute of Arts; Indiana State University; New York University; Whitney Museum of American Art; y la Collection of BNY Mellon.

“Sus obras seguirán arrojando luz sobre su notable talento durante las próximas décadas, recordándonos un lapso que supuso el inicio de una revolución social en todo el mundo”, dijo Kiwi Arts Group.

Supervivientes

El fotógrafo William John Kennedy en Kiwi Gallery en medio de su exposición fotográfica de Andy Warhol en Miami Beach el 30 de noviembre de 2010.
El fotógrafo William John Kennedy en Kiwi Gallery en medio de su exposición fotográfica de Andy Warhol en Miami Beach el 30 de noviembre de 2010.

Además de su esposa Marie, a Kennedy le sobreviven sus hijos, Charles y Diane Forve, y su nieta Jodie Forve.

No habrá servicios funerarios. “Me van a traer las cenizas”, dijo Marie. “Y cuando muera, mi nieta recibió instrucciones para asegurarse de que mis cenizas se mezclen con las de Bill. Y mi nieta se va a quedar con las cenizas y, cuando muera, quiere que se mezclen con las nuestras. Los tres estaremos juntos para siempre”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.