Muere Jacques Perrin, figura emblemática del cine francés

·1  min de lectura

El mundo del cine francés llora hoy a una de sus figuras más emblemáticas y queridas: Jacques Perrin falleció ayer en París, a los 80 años de edad, dejando una huella profunda como actor, productor y defensor infatigable del medioambiente.

Jacques Perrin fue de esas estrellas accesibles, populares, discretas, que vivieron y envejecieron en la pantalla grande. Joven actor con cara de ángel, se dejó ver en los zapatos del Príncipe Rojo de “Peau d’âne” (1970), junto a Catherine Deneuve, o en el rol del nostálgico Maxence, quien busca su ideal femenino, en el musical “Las señoritas de Rochefort” (1967).

Jacques Perrin nació el 13 de julio de 1941 en París, y actuó en más de 70 largometrajes, desde “La chica con la maleta” de Valerio Zurlini, en la que actuó junto a Claudia Cardinale.

También se dedicó a la producción de cintas de ficción, entre los cuales están “Z” de Costa-Gavras (1968), o “Los coristas” (2004) de su sobrino Christophe Barratier. Fiel defensor de la naturaleza, su nombre traspasó las fronteras con documentales como “Nómadas del viento” (2001), sobre las aves migratorias del mundo, y “Océanos” (2010), cinta que le valió el premio César al mejor documental.

Jacques Perrin escribió algunas de las páginas más emotivas del cine, en especial una: la escena final de la legendaria “Cinema Paradiso” de Giuseppe Tornatore, en la que el personaje de Salvatore di Vitta, disfruta en la oscuridad de una sala de cine, el montaje con todas las escenas de amor y besos que había tenido que censurar su amigo Alfredo por orden del sacerdote del pueblo.

Jacques Perrin murió el jueves en París, a los 80 años de edad, lo que desencadenó una lluvia de elogios del mundo cultural.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.