Muere diseñador francés Emanuel Ungaro a los 86 años

ARCHIVO - En esta foto del 22 de enero de 2003, el diseñador francés Emanuel Ungaro agradece los aplausos al cabo de la presentación de su colección de verano en París. La casa Ungaro dijo su fundador murió el domingo 22 de diciembre de 2019, a los 86 años. (AP Foto/Laurent Rebours, File)

PARÍS (AP)/ EFE— El diseñador de modas francés Emanuel Ungaro, conocido por sus colores brillantes y la elegancia de su drapeado murió a los 86 años.

Su muerte fue confirmada el domingo por la casa de modas parisina fundada por él en 1965, la cual dijo en Instagram que “permanecerá en nuestro recuerdo como el Maestro de la sensualidad, el color y la extravagancia”.

El diseñador murió el sábado en París, de acuerdo con la prensa francesa.

Una vida al servicio de la alta costura

Nacido en Aix-en-Provence, sur de Francia, en 1933, Ungaro aprendió a coser con su padre, un sastre italiano.

A los 23 años se trasladó a París y dos años después entro a trabajar como ayudante del diseñador español Cristóbal Balenciaga.

Con Balenciaga se impregnó del rigor del oficio y apenas dos años después de ser su aprendiz pasó a dirigir el taller del español en Madrid. A su vuelta a París en 1961, se encargó como estilista de otra marca emblemática, Courrèges.

Su "maison" homónima nació en 1965 y consiguió muy pronto una clientela fiel: Liliane Bettencourt, heredera del imperio L'Oréal, o la ex primera dama estadounidense Jackie Onassis fueron algunas embajadoras de sus prendas. A ellas se sumaron actrices como las francesas Catherine Deneuve o Anouk Aimé.

En 1967, Ungaro se instaló en la Avenida Montaigne, en el corazón de la alta costura parisina. La feminidad de sus diseños, la pureza de sus siluetas y sus atrevidas mezclas de color definieron sus creaciones, que desde marzo de 2017 están en manos del italiano Marco Colagrossi.

Por la historia de la firma han pasado también el italiano Giambattista Valli, el colombiano-estadounidense Esteban Cortázar o la española Estrella Archs.

Ungaro, casado y padre de una hija, abandonó la alta costura en 2004, el mismo año en el que se retiró del negocio. Según anunció entonces el prestigioso estilista en un comunicado, esas colecciones no respondían en su opinión "a las expectativas de la mujer de hoy".

La firma sigue presente en el mercado con sus diseños de "prêt-à-porter" y accesorios tanto masculinos como femeninos, así como en el mundo de los perfumes, en el que se adentró en 1983 con el lanzamiento de Diva.

Bajo su nombre se ha lanzado también una amplia gama de mobiliario de líneas contemporáneas, de artículos decorativos como cojines y espejos y de complementos como jabones o fragancias para el hogar.

Su emporio pasó a estar bajo el control del grupo italiano Ferragamo en 1966, que a su vez lo cedió al inversor estadounidense de origen paquistaní Asim Abdulá en noviembre de 2005.

Le sobreviven su esposa y la hija de ambos.