Muere de covid un senador brasileño que un fue importante aliado de Bolsonaro

Agencia EFE
·3  min de lectura

Sao Paulo, 18 mar (EFE).- El senador brasileño Sergio Olímpio Gomes, más conocido como Major Olimpio y que fue un importante aliado del presidente Jair Bolsonaro en su primer año de Gobierno, falleció este jueves de muerte cerebral en el hospital de Sao Paulo en el que estaba ingresado hacía dos semanas por la covid-19.

La muerte fue confirmada por los familiares del congresista de 58 años en las propias redes sociales del senador, que desde el 5 de marzo, tres días después de ser ingresado, estaba en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital San Camilo por el agravamiento de su salud provocado por la covid-19.

"Con mucho dolor en el corazón, comunicamos la muerte cerebral del gran padre, hermano y amigo, senador Major Olimpio. Gracias por todo lo que hizo por nosotros y por Brasil", según el mensaje publicado en el propio perfil del legislador en Twitter.

La muerte cerebral del parlamentario fue confirmada este jueves por sus médicos pero, por las exigencias legales, el certificado de defunción tan solo podrá ser expedido el viernes, cuando sus familiares anunciarán los órganos que serán ofrecidos en donación.

Pese a que fue un importante aliado de Bolsonaro y su correligionario en el Partido Social Liberal (PSL) cuando el líder ultraderechista fue elegido y en su primer año de Gobierno, la decisión del mandatario de abandonar la formación por divergencias con sus dirigentes provocó una separación entre ambos.

En los últimos meses Major Olimpio se había convertido en crítico de algunas de las políticas y actitudes de Bolsonaro, principalmente de su cuestionada gestión frente a la covid-19, que ya ha dejado unos 285.000 muertos y 11,7 millones de contagiados en Brasil, el segundo país más castigado por la pandemia en el mundo.

Pese a las divergencias, tan pronto como conoció la noticia, Bolsonaro canceló una reunión que tenía prevista este jueves con los dirigentes del Congreso.

Olimpio fue el tercer senador brasileño en perder la vida por la covid-19 tras Arolde de Oliveira y José Maranhao, y al parecer contrajo la enfermedad el mes pasado cuando surgió un brote de coronavirus en la Cámara Alta, en la que también se infectaron al menos otros tres senadores y unos 25 funcionarios.

El fallecido senador era conocido como "Major" (Mayor) por el rango que ocupaba antes de jubilarse de la Policía Militarizada del estado de Sao Paulo, en la que sirvió por 29 años, y su procedencia castrense fue otro de los motivos que lo acercó a Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército.

El senador, que cumpliría 59 años el 20 de marzo y nacido en Presidente Venceslau, un municipio del interior del estado de Sao Paulo, se afilió al PSL en marzo de 2018 y siete meses después fue elegido como uno de los tres senadores por el estado más poblado e industrializado de Brasil.

Su elección fue una de las impulsadas por la propia campaña electoral de Bolsonaro, que terminó convirtiendo al PSL en uno de los mayores partidos del Congreso pese a que era una formación minúscula antes de 2018.

El legislador, que se formó en ciencias jurídicas y sociales en la propia Academia de la Policía Militarizada, también ejerció como periodista, profesor de educación física e instructor de tiro antes de iniciar carrera política, inicialmente por partidos de izquierda.

En 2014 fue elegido diputado federal de Sao Paulo por el partido Solidaridad y en la Cámara Baja se destacó por su actuación en defensa de proyectos vinculados a la seguridad pública, como la liberación de las armas y estímulos a los cuerpos policiales.

Su muerte tuvo una gran repercusión en el Congreso, en donde se suspendieron las sesiones y se declararon 24 horas de duelo, y generó mensajes de solidaridad hasta de dirigentes de partidos que siempre se opusieron a sus iniciativas legislativas. EFE

(c) Agencia EFE