Muere el arzobispo ortodoxo griego de Chipre Crisóstomo II

EUR-GEN CHIPRE-CRISÓSTOMO-DECESO (AP)
EUR-GEN CHIPRE-CRISÓSTOMO-DECESO (AP)

El arzobispo Crisóstomo II, líder de la Iglesia ortodoxa griega de Chipre y que provocó fuertes reacciones en seguidores y detractores por igual al intervenir en la compleja política y economía del país, ha muerto. Tenía 81 años.

Crisóstomo tenía cáncer de hígado y había pasado sus últimos días en la sede de la Iglesia en la capital.

El arzobispo “falleció de forma tranquila tras enfrentar la prueba de su enfermedad con valor, paciencia y resistencia cristiana” a las 6:40 de la mañana del lunes, según un boletín publicado por un equipo de médicos.

“Todos los que estuvieron con él durante las horas difíciles de su enfermedad experimentaron su humildad, amabilidad y profunda fe, así como su preocupación por su congregación", indicó el comunicado. El arzobispo, añadió el texto, dejaba un legado marcado por su “visión, audacia, respeto y restauración de la tradición histórica de la Iglesia, al igual que cambios innovadores que siempre aspiraban a la unidad de la Iglesia”.

“Siempre nos acompañarán su franqueza, amabilidad, educación y su sonrisa”, indicó el comunicado.

Alto e imponente, con la barba blanca tradicional de los clérigos ortodoxos, Crisóstomo rara vez evitaba opinar sobre cuestiones desde la política a las finanzas del país, lo que movilizaba a sus partidarios pero causaba consternación entre algunos políticos y otros críticos, que le reprochaban no limitarse a sus deberes religiosos.