MSF cierra hospital en Afganistán tras ataque sangriento

RAHIM FAIEZ
El director de Médicos sin Fronteras en Afganistán, Brian Moller, en Kabul el 16 de junio del 2020. (AP Photo/Rahmat Gul)

KABUL (AP) — La organización Médicos sin Fronteras anunció el martes que suspendió todas sus operaciones en Kabul, poniendo fin a la administración de un hospital de maternidad en la capital afgana que fue blanco de un ataque sangriento en días recientes. Sin embargo, MSF mantendrá otros programas en Afganistán, sin dar detalles.

El ataque contra el hospital ocurrió el 12 de mayo y dejó 24 muertos, entre ellos dos infantes, varias enfermeras y madres jóvenes. Tras el estallido se desató una balacera con la policía afgana en la que una decena de personas resultaron heridas.

El hospital, en la zona chií de Dashti Barchi, era el único proyecto de MSF en la capital afgana. Hasta ahora nadie se ha atribuido el ataque. El Talibán negó haber sido el responsable del crimen, que según Estados Unidos llevaba las características del brazo en Afganistán del grupo Estado Islámico.

“Esta no fue una decisión fácil”, expresó Brian Moller, director en Afganistán de MSF, un grupo cuya sede está en Ginebra.

“No sabemos quién es el responsable de este ataque, no sabemos cuál fue el motivo ni la razón y no sabemos quién era el blanco, si eran los extranjeros, o MSF, o la comunidad hazara o todos los chiíes”, añadió.

Moller expresó esperanzas de que una investigación oficial determine quién fue el perpetrador. “Debido a esta falta de información, hemos decidido que por razones de seguridad es mejor suspender este proyecto por ahora”, afirmó Moller a The Associated Press.

MSF administraba la clínica en conjunto con el Ministerio de Salud Pública de Afganistán desde 2014, ofreciendo atención maternal y neonatal gratis.

El grupo comenzó a tener presencia en Afganistán en 1980 y sigue administrando proyectos de salud en provincias como Helmand, Herat, Kandahar, Khost y Kunduz. Los demás proyectos continuarán, indicó MSF.

“Esto afectará a muchas personas, no sólo a nuestro equipo sino a toda la comunidad, en particular la comunidad en Dasht-e-Barchi”, señaló Moller.

Las labores que se realizaban en esta clínica beneficiaban a unos 1,5 millones de personas en esa zona, añadió. El año pasado, nacieron 16.000 bebés en ese hospital, algo de lo que MSF estaba muy orgulloso. Con la retirada, unos 130 miembros del personal del hospital perderán su empleo.

___

El periodista de The Associated Press Tameem Akhgar en Kabul contribuyó a este despacho.