Dos Moyano en la Casa Rosada: Facundo y Jerónimo se reunieron con Guerrera y ganan influencia en Transporte

·3  min de lectura
Jerónimo y Facundo Moyano, en la Casa Rosada
MATIAS BAGLIETTO

Con 77 años, Hugo Moyano comenzó de a poco a delegar tareas en sus hijos. Con la excusa de presentar el proyecto de ley de alcohol cero para todos los conductores, el diputado nacional Facundo Moyano visitó al ministro de Transporte, Alexis Guerrera. Lo novedoso de la reunión, en la también se conversó sobre subsidios al transporte escolar, fue que además asistió otro Moyano, que no fueron Hugo, Pablo ni Hugo (h). Se trató de Jerónimo, de 20 años, el hijo menor del jefe camionero que trabaja como su secretario en el gremio.

Carne: el Gobierno no descartó levantar el cepo a la exportación antes del mes

En la reunión con Guerrera, los Moyano no solo llevaron la iniciativa legislativa de “alcohol cero”, sino que además impulsan una propuesta de tecnología que se aplica en el transporte público, que consiste en sensores de distancia y detectores de fatiga para evitar siniestros. Del encuentro también participó el secretario de Planificación de Transporte, Gastón Jaques, uno de los hombres que Moyano logró ubicar en el organigrama del ministerio de la mano de Sergio Massa y Mario Meoni. Fue Jaques el que destrabó la negociación por las 4600 vacunas contra el coronavirus que se destinarán para choferes que cubran trayectos internacionales.

Con la mayoría de los funcionarios de peso en la quinta de Olivos, los hijos de Moyano aprovecharon al término de la reunión con Guerrera para recorrer los pasillos de la Casa Rosada. Hasta hubo fotos en los salones más emblemáticos.

El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, recibió a Facundo y Jerónimo Moyano, los hijos del jefe camionero
El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, recibió a Facundo y Jerónimo Moyano, los hijos del jefe camionero


El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, recibió a Facundo y Jerónimo Moyano, los hijos del jefe camionero

No es la primera vez que Jerónimo Antonio visitó la Casa de Gobierno. Ya lo había hecho de la mano de su padre, el año pasado, a una jornada con empresarios del transporte. Además, ya participó de algunos encuentros de alto voltaje político, como fue un asado en Olivos con el presidente Alberto Fernández y sus padres, o un encuentro de noche en Tigre en lo de Massa con su padre y el resto de sus hermanos varones. Ganó notoriedad en febrero pasado, cuando se estalló el vacunatorio vip y LA NACION reveló que Jerónimo se había vacunado junto con sus padres en el Sanatorio Antártida, propiedad del sindicato de camioneros.

Coronavirus: la Ciudad de Buenos Aires evalúa un confinamiento “total” durante los fines de semana

Hijo de Liliana Zulet, con quien Moyano se casó tras su segundo divorcio, Jerónimo vive con sus padres en un departamento de Barracas y estudia Derecho. No cumplió el deseo de su padre, que lo imaginó alguna vez graduado de médico. Hizo un año de Ciencias Políticas en la UADE, pero se volcó finalmente por las leyes, como su medio hermano Hugo Antonio, que es abogado laboralista y en cuya cartera de clientes se apilan sindicatos poderosos.

El más chico de los Moyano es muy familiero y suele ser un imán para reunir en un misma mesa a sus medios hermanos. Ama el fútbol y es fanático de Independiente, el club que preside su papá. Sin embargo, a veces acompañó a Facundo a ver a River. Con el diputado nacional, además, comparte algún picadito de fútbol y la afición por ejercitar los músculos en el gimnasio. Suelen ir juntos y les cuesta convencer a Huguito para que se sume a sus rutinas semanales. “Le gusta la rosca política”, dicen en el entorno familiar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.