El Movimiento Evita apuesta por candidatos en al menos 19 distritos y se resguarda con un partido propio

Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita
Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita - Créditos: @Movimiento Evita

Con el lanzamiento oficial de Patricia “Colo” Cubría como candidata a intendenta de La Matanza, el último 17 de octubre, el Movimiento Evita anticipó una estrategia de candidaturas propias que prevé aplicar en, al menos, 19 distritos de la provincia de Buenos Aires. El desafío interno de la agrupación que lidera Emilio Pérsico, que mantiene cortocircuitos con La Cámpora, incluye la previsión de contar con un partido propio para poder competir en caso de que avance la eliminación de las PASO, objetivo que el kirchnerismo ya hizo explícito y al que se sumó también Sergio Massa.

Cubría, diputada bonaerense del Frente de Todos y esposa de Pérsico, quiere competir por la intendencia de La Matanza, en la que gobierna Fernando Espinoza.

En el Gran Buenos Aires, la agrupación que lidera Pérsico (secretario de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social) y tiene como otro de sus principales referentes a Fernando “Chino” Navarro (secretario de Relaciones con la Sociedad Civil y Desarrollo Comunitario de la Jefatura de Gabinete), gobierna en Moreno. La intendenta, Mariel Fernández, tiene decidido ir por la reelección en el distrito. La semana pasada, pidió que Cristina Kirchner sea candidata a presidenta, a pesar de la tensión que existe desde que la vicepresidenta acusó a la agrupación de la “tercerización” de los planes sociales y de explotar a las mujeres, en un acto realizado en Avellaneda en junio.

El Movimiento Evita apuesta por las PASO, pero tiene en formación un partido político propio para competir en caso de que esa alternativa se elimine. “Seguimos apostando a las PASO como herramienta de apertura a nuevas expresiones y candidatos. Si no hay PASO, vamos a hacer jugar el partido Patria de los Comunes, que estamos armando”, afirmó a LA NACION una fuente de la agrupación.

En el armado de la estructura partidaria del Movimiento Evita interviene, entre otros, el exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, que en los últimos días se incorporó al Gobierno como colaborador “ad honorem” de Juan Manzur en la Jefatura de Gabinete. “Se están reuniendo adhesiones y afiliaciones. Pero [jugar por afuera del Frente de Todos, con el partido propio] sería el último recurso. No pretendemos jugar solos, pero una manera de hacernos respetar es tener esa herramienta”, indicó un hombre del Evita que participa de las recorridas que ya realizan los precandidatos de la agrupación.

La Matanza no es el único distrito del conurbano en el que el Movimiento Evita buscará el poder municipal. Entre los objetivos de la agrupación están San Martín, donde el candidato es el diputado Leonardo Grosso; Lanús, con Agustín Balladares (funcionario de la Jefatura de Gabinete nacional); Tigre, distrito en el que apuesta por Federico Ugo (subsecretario de Economía Popular bonaerense); Tres de Febrero (postula a la concejala Lis Díaz); Berazategui (cuenta como postulante a Matías Aguirre, funcionario de Desarrollo Social nacional); Vicente López (el concejal Joaquín Noya es el candidato del espacio); Ituzaingó (con Natalia Peluso, funcionaria del Ministerio de Educación), y Presidente Perón (se candidatea al concejal Ariel Giménez).

Por fuera del conurbano, el Movimiento Evita tiene apuestas propias para las intendencias de Navarro (Daniel Yusé, funcionario de la Secretaría de Agricultura), Suipacha (el concejal José Echeverry), Marcos Paz (Ignacio Medina, exconcejal), Lobos (la concejala Milagros Moya), Rojas (el edil Ricardo Bini), San Nicolás (la concejala Paola Enrico), La Costa (Martín Poustis, edil en el distrito), Tandil (Nicolás Carrillo, también concejal), y Chivilcoy (Micaela Román, referente local).

Según pudo saber LA NACION, varios de los candidatos del Movimiento Evita ya pusieron en marcha recorridas territoriales, a modo de adelanto de la campaña del año que viene.