Moukoko impone récord pero Union vence a Dortmund

CIARÁN FAHEY
·2  min de lectura
Marvin Friedrich (izquierda), del Union de Berlín, festeja tras anotar el segundo tanto de sue equipo ante el Borussia Dortmund, el viernes 18 de diciembre de 2020 (Soeren Stache/Pool Photo via AP)

BERLÍN (AP) — Youssufa Moukoko se convirtió en el jugador más joven de la historia en anotar un gol en la Bundesliga, pero ello no evitó que el Borussia Dortmund cayera el viernes por 2-1 ante el Union de Berlín.

Moukoko, de 16 años y 28 días, igualó con un potente disparo a la hora del partido, para su primer gol en su sexta aparición dentro de la liga y en su segundo encuentro de inicio bajo las órdenes del nuevo técnico Edin Terzic.

“Tenemos que felicitar a este joven de 16 años por su gol. Es algo especial”, dijo el capitán del Union, Christopher Trimmel.

Sin embargo, el local se recuperó y Marvin Friedrich consiguió el tanto de la victoria con un cabezazo a los 78 minutos tras un saque de esquina. Así, el Union se colocó apenas un punto detrás de Dortmund, después de 13 partidos disputados.

“Estamos en el camino correcto”, dijo Trimmel, cuyo equipo rescató un empate de 1-1 el fin de semana frente al Bayern Múnich e igualó el martes 2-2 frente al Stuttgart. “Muchas gente dijo que tendríamos problemas con las ausencias de (los delanteros lesionados) Max Kruse y Joel Pohjanpalo. Pero somos un equipo. Es divertido".

Dortmund esperaba su segunda victoria en dos partidos bajo la guía de Terzic, quien reemplazó el domingo al destituido Lucien Favre. Terzic comenzó con una victoria de 2-1 el martes, en su visita a Werder Bremen, pero su equipo fue obligado a cometer errores por unos anfitriones bien organizados bajo la dirección técnica de Urs Fischer.

Taiwo Awoniyi abrió el marcador a los 57, pero Moukoko igualó tres minutos después, mediante un cañonazo pegado al poste izquierdo, tras un asistencia de Raphäel Guerreiro.

La zaga del Dortmund dejó libre a Friedrich, para que marcara de cabeza el tanto de la diferencia.

Los aficionados encendieron fuegos artificiales para celebrar fuera del estadio. El partido, como todos los demás en la Bundesliga, se disputó sin público en el graderío, debido a las restricciones por la pandemia.