Este es el motivo por el que la Duquesa de Cambridge pudo irse a casa tan pronto tras dar a luz

1 / 3
Este es el motivo por el que la Duquesa de Cambridge pudo irse a casa tan pronto tras dar a luz

La rápida recuperación de Kate Middleton tras el parto de su tercer hijo nos sorprendió a todos. Su aparición, a las puertas del hospital St. Mary en Paddington (Londres), siete horas después de haber ingresado para dar a luz levantó, de hecho, más de alguna sospecha. Sin embargo y, aunque no es lo habitual en el Reino Unido, no es extraño que suceda. Se denomina 'parto ambulatorio', y es el mismo al que se adscribía la princesa Victoria de Suecia con el nacimiento de su hija Estelle. Se da siempre y cuando la paciente se encuentre bien y en casos muy concretos. Aunque en España no es posible. 

“Si el parto ha sido natural, vaginal y sin epidural o con una dosis muy baja -denominada walking epiduralsí es posible que Kate Middleton pueda irse a su casa con tanta rapidez”, señala la doctora Ariana Serrano, ginecóloga y obstetra del centro Dexeus Mujer (Barcelona). Ahora bien, "muy probablemente, la Duquesa contará con un equipo médico que la controle, así como al recién nacido”, opina, por su parte la doctora Isabel Aguilera, ginecóloga del hospital Vithas Parque San Antonio (Málaga). Y es que, aunque muchas mujeres se encuentran bien tras haber parido, lo habitual es que exista un protocolo de observación para madre e hijo que asegurará que todo va bien. 

Lee también: Kate Middleton: todas las curiosidades de su tercer hijo

¿De qué depende la recuperación?

La recuperación tras el parto también depende de si se trata de una madre primeriza o no. “Cuando es la primera vez, el parto suele durar más tiempo, la recuperación es peor y la mujer suele estar más cansada. En cambio, si se trata del segundo o del tercero, el alumbramiento suele ser más rápido, se realizan menos puntos, hay menos desgarro en el periné y la recuperación es mejor”, aclara la doctora Ariana Serrano.

También depende de la vía del parto, es decir, si se trata de un parto vaginal o por cesárea. Por ejemplo, si ha sido vaginal la parturienta puede levantarse y comer en unas horas. Si se trata de una cesárea, debe estar encamada, con una sonda vaginal, en ayunas y en observación por lo que no podría salir del hospital el mismo día. 

La aplicación de la epidural también condiciona el alta. En general, "la recuperación de la movilidad de los miembros suele darse a las seis horas de la aplicación de la anestesia", indica la especialista del Hospital Vithas Parque San Antonio. 

Lee también: Kate Middleton y el príncipe Guillermo padres de su tercer hijo

Protocolo en España

El protocolo de cada hospital y de cada país es otro de los aspectos que influyen en el alta tras el parto. En el Reino Unido suele darse entre las 12 y las 24 horas si se trata de pacientes de bajo riesgo. “Pero se les envía una comadrona a sus domicilios para comprobar que todo va bien y aplicar los cuidados que necesitan el bebé y la madre”, señala la doctora Serrano.

En España, en cambio, se realiza a las 48 horas del nacimiento, tanto en un hospital público como en un centro privado, ya que se realizará la prueba del talón al bebé en ese periodo de tiempo. No obstante, “existe la posibilidad de un alta precoz a las 24 horas si durante el parto no ha habido ninguna complicación, pero nunca antes”, añade la especialista. En estos casos, la prueba en el bebé se realizará de forma ambulatoria.

Lee también: Kate Middleton, la Duquesa de Cambridge, ingresa en el hospital

Complicaciones tras el parto

Por último, no hay que olvidar que dar a luz puede conllevar una serie de complicaciones que pueden aparecer en las primeras 24 horas. De ahí “que se prefiera que la paciente permanezca en el hospital y que el parto sea visto como un acto médico”, indica la doctora del hospital malagueño. Además de la fiebre, una de las complicaciones más peligrosas es la atonía uterina -ausencia de tono muscular que impide que haya contracción- que suele debutar en hemorragias- sangrado- porque el útero no está bien contraído o hay una lesión en el canal del parto. “Este problema debe tratarse de inmediato con fármacos e, incluso, con cirugía”, concluye la doctora Isabel Aguilera.