El interés siniestro por alojarse en la habitación de dos fugitivos célebres

·2  min de lectura

En el Motel 41, en Evansville (Estados Unidos), la habitación 150 se ha convertido en una suerte de atracción turista desde que se supo que durante días Vicky White y Casey White estuvieron alojados allí en su huida de la policía. Según ha contado una recepcionista del establecimiento a NBC, se han disparado las llamadas de personas interesadas en alquilar la habitación.

Aquí, en la habitación 150 del 41 Motel, se escondieron durante días Casey White y Vicky White. (Foto: AP Photo/Timothy D. Easley)
Aquí, en la habitación 150 del Motel 41, se escondieron durante días Casey White y Vicky White. (Foto: AP Photo/Timothy D. Easley)

Durante días, los medios de comunicación estadounidenses (y por extensión también los internacionales) dieron una amplia cobertura a la huida de un preso al que ayudó a escapar una funcionaria de prisiones con la que, supuestamente, mantenía una relación sentimental. Sus nombres, Vicky White y Casey White, y su imagen no dejaron de compartirse pidiendo la colaboración ciudadana para dar con su paradero.

Según las crónicas de lo sucedido, ella, trabajadora de la cárcel, acompañó a Casey White, acusado de asesinato, a una cita para una evaluación que nunca se produjo. Fue la excusa utilizada para iniciar una fuga que duró 11 días y trajo en jaque a las autoridades tanto penitenciarias como policiales. Huyeron en coche de la cárcel de Lauderdale en Florence (Alabama) y, durante una semana, se alojaron en el Motel 41, en la habitación 150.

En la NBC explican que la habitación fue alquilada por una tercera persona a la que pagaron para que se registrase en ella y que, aparentemente, tenían previsto quedarse una semana más allí. El 9 de mayo fueron localizados en el mencionado motel y fue entonces cuando se produjo una persecución que finalizó con la detención de Casey White y el suicidio de su acompañante, que se disparó en el interior del vehículo en el que ambos trataron de huir tras verse acorralados por la policía.

Ahora, según cuenta una recepcionista que ha pedido mantener su identidad en el anonimato, el suceso ocurrido en las instalaciones donde trabaja ha disparado el interés por esa habitación 150. Cuenta que reciben una gran cantidad de llamadas interesándose por alquilar esa estancia en concreto. “Son bastantes personas. Es bastante extraño”, apunta.

El precio medio de una habitación en este motel de Indiana es de 63 dólares (58,78 euros) por noche, según esta trabajadora. Sin embargo, alojarse en la número 150, situada en la planta baja, se está pagando a entre 75 y 100 dólares (entre 69,98 y 93,3 euros). “Estoy recibiendo como un millón de llamadas telefónicas”, apunta. Y no solo de posibles huéspedes, sino también de medios de comunicación.

En los registros posteriores a la detención, los investigadores se incautaron de varias armas, munición, dinero en metálico y varias películas en el interior del automóvil en el que trataron de huir.

EN VÍDEO | Italia recuerda con emoción al juez Falcone, el héroe de la lucha antimafia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.