Motín y tensión en una penitenciaría de Entre Ríos

LA NACION

Un día después de los trágicos motines en tres cárceles de Santa Fe, la tensión se trasladó, por estas horas, a Entre Ríos, donde estalló una violenta protesta en la Unidad Penal 4 de Concepción del Uruguay. Esta tarde, cientos de reclusos tomaron por la fuerza el control de varios pabellones, lo que motivó la intervención de tropas del Servicio Penitenciario provincial. En los últimos minutos se había reportado un eventual intento de fuga y la existencia de disparos de armas de fuego dentro y fuera de la cárcel, mientras que los bomberos trabajaban para apagar el fuego, producto de la quema de colchones en las celdas.

La situación en la provincia ya era delicada. Internos de la cárcel de Paraná habían iniciado una huelga de hambre en reclamo de mejores condiciones de limpieza para enfrentar la amenaza del coronavirus. Pero esta tarde el foco del conflicto cruzó la provincia de oeste a este y se centralizó en La Histórica, como se conoce a la penitenciaría situada cerca del río Uruguay.

Según publicó el diario Uno, de Entre Ríos, los presos reclaman mejores medidas de higiene y el análisis de la situación particular de los presos que, por su edad o por tener enfermedades preexistentes, integran los grupos de riesgo ante la amenaza de la pandemia. En ese contexto, la ministra de Gobierno de la provincia, Rosario Romero, anunció que se iba a reunir con funcionarios provinciales y de la Justicia de Ejecución de Penas para analizar las demandas de los internos de las cárceles entrerrianas.

Por estas horas el jefe del Servicio Penitenciario de Entre Ríos (SPER), Marcelo Sánchez, y otras autoridades de gobierno viajaron desde Paraná hacia Concepción para negociar con los amotinados y apuntalar la acción de los guardiacárceles de la cárcel del este provincial. Además, funcionarios judiciales del distrito se habían acercado a parlamentar con los líderes de la revuelta.